Irán: Decenas de heridos y desaparecidos al derrumbarse edificio de 17 pisos tras incendio (VIDEO)

Torre de conocido centro comercial en Teherán, Irán, cedió al propagarse las llamas por toda su estructura

19 de Enero del 2017 - 14:37

El derrumbe de un icónico edificio comercial del centro de Teherán, causado por un gran incendio que se propagó por sus 17 plantas, causó hoy decenas de víctimas y de personas atrapadas entre los escombros.

El fuego se desató a las 08.00 hora local (04.30 hora GMT) en el piso noveno debido a un cortocircuito y provocó el colapso del edificio tres horas y media más tarde.

Según anunció a la televisión estatal el alcalde de la capital iraní, Mohamad Baqer Qalibaf, al menos 20 bomberos murieron por el derrumbe, mientras que el presidente, Hasan Rohaní, expresó su pésame a los familiares de los fallecidos.

El portavoz de los bomberos, Yalal Malekí, prefirió ser precavido y señaló que todavía no se puede determinar el estado de los desaparecidos, pese a las horas transcurridas y las llamas sin extinguir en el edificio.

Los servicios de emergencia de Teherán informaron por su parte de que 78 personas sufrieron heridas, algunas de las cuales se encuentran hospitalizadas en estado reservado.

A contrarreloj, los equipos de rescate -formados por unos 200 bomberos- abrieron cuatro vías entre los amasijos de hierro para intentar salvar a los posibles supervivientes.

Los bomberos, muchos llorosos y preocupados por sus compañeros desaparecidos o fallecidos, siguen hallando focos de fuego y temen que la situación empeore debido al viento y a la presencia de materiales inflamables.

Para facilitar las labores de rescate y el despliegue de decenas de ambulancias, las autoridades dieron incluso permiso para demoler algunos edificios colindantes.

La tragedia podría haber sido de mayor magnitud si el incendio se hubiera registrado horas más tarde. Muchos comerciantes todavía no habían llegado a sus locales y la zona no estaba muy concurrida de clientes.

El llamado edificio Plasco, construido en 1962 como el primer rascacielos de Teherán, albergaba un centro comercial con centenares de tiendas, almacenes y talleres de confección, y estaba situado en la avenida principal Yumhuri.

Aunque el alcalde de Teherán indicó que los comerciantes pudieron ser evacuados por las escaleras de emergencia, testigos consultados por Efe apuntaron que en el momento del colapso no solo había en el interior bomberos.

Algunos tenderos estaban recogiendo sus pertenencias, según un comerciante de la zona, Hosein Kolahi, quien describió escenas "horrorosas" y momentos de mucha tensión.

"Parecía que se extinguían las llamas y los servicios de emergencia dijeron que estaba controlado el incendio, pero luego revivió", explicó nervioso a Efe Kolahi.

Otro testigo precisó que el derrumbe ocurrió en pocos segundos, provocando la estampida de la gente que se hallaba en los alrededores.

La agencia semioficial Fars señaló por su parte que al menos medio centenar de personas, entre ellas 30 bomberos, quedaron atrapados entre los escombros.

Los hospitales de la capital están en alerta y decenas de ciudadanos han acudido a donar sangre.

Los accesos a la zona, de la que durante horas se elevó una gran columna de humo y quedó cubierta de polvo, se mantienen cortados por las fuerzas de seguridad.

La policía evacuó asimismo los edificios cercanos, entre ellos las embajadas de Turquía, Reino Unido y Alemania, que no sufrieron daños materiales.

No han trascendido más datos de los motivos del incendio, aparte del fallo eléctrico, pero el fiscal de Teherán, Yafarí Dolat Abadí, reveló que en varias ocasiones se había advertido a los propietarios del edificio Plasco de que este se encontraba en mal estado.

El presidente Rohaní ordenó investigar las causas del siniestro y determinar responsabilidades, así como indemnizar a las víctimas y a los comerciantes afectados por el destrozo de sus locales.

De hecho, no es el primer incendio que se registra en esta torre, que en el momento de su construcción fue la más alta y moderna de la capital iraní.

La maldición parece rodear al edificio desde su construcción. Su promotor, de confesión judía, fue ejecutado después de la Revolución Islámica de 1979 por actuar contra Dios. 

Lo más leído