Iván García: "“Cuba va de un régimen totalitario a una sociedad autoritaria”"

En los últimos 20 años, medio millón han dejado el país de Fidel Castro debido al precario sistema económico.

25 de Enero del 2015 - 10:15 » Textos: Karen Espejo- Enviada Especial » Fotos: Tatiana Gamarra

Desde hace dos décadas, Iván García Quintero trabaja como periodista independiente en Cuba, una de las profesiones más difíciles en un país donde la libertad de expresión ha sido golpeada innumerables veces. Actualmente escribe para el Diario Las Américas, el periódico en español más antiguo de Miami, y con él analizamos los problemas que afronta la isla y los retos del gobierno cubano frente al proceso de normalización de relaciones con Estados Unidos.

Cuando uno recorre las calles de La Habana, descubre que algunos cubanos temen hablar sobre la situación de la isla. ¿Hasta qué punto continúan las restricciones en Cuba?

Aquí han cambiado muchas cosas. Yo creo que Cuba se está desplazando de un régimen totalitario a una sociedad autoritaria. Hay muchas personas que temen todavía, pero poco a poco se están abriendo. Hay un alto porcentaje de población descontenta con la administración del Gobierno y lo están diciendo.

¿Cuáles son los principales problemas que les preocupan?

Uno es la carestía de la vida. El salario promedio aquí es de $20 al mes. Y mira, el jugo de papaya que tú estás tomando ahora vale $3.5. Entre los salarios más altos de los profesionales está el de los médicos, que subió el año pasado y solo llega a los $60.

MIL OFICIOS.

¿Cómo hacen entonces para sobrevivir hasta fin de mes?

Aquí se inventa mucho. Algunos reciben remesas y otros -como yo- trabajan para empresas extranjeras. Algunos son trabajadores independientes legales, como dueños de “paladares” (restaurantes) y pueden ganar más que cualquier profesional en la isla, pero pagan impuestos altísimos al Estado. Otros se dedican a la economía subterránea, es decir, trabajan en pequeños negocios, como la venta ambulante de cigarrillos y palomitas de maíz, sin pagarle al Gobierno, pero se arriesgan a ser multados con $4, que es un costo bastante alto para ellos. Y hay un último grupo de profesionales, como los maestros, por ejemplo, que están dejando sus empleos para ser meseros en hoteles. Lo que ganaban antes como docentes en un mes ($15 o $17), lo pueden conseguir ahora en un día con las propinas de los turistas.

¿La migración también es un problema grave?

Es un drama. Todos los años se están yendo legalmente unos 20 mil cubanos a Estados Unidos por reunificación familiar. Y no son cualquier tipo de cubanos. Son jóvenes entre 25 y 40 años, casi todos profesionales universitarios, porque si algo hay que rescatar aquí es el alto nivel educacional. En los últimos 20 años se han marchado del país medio millón de cubanos.

El mejor potencial humano se está yendo de la isla…

Por supuesto, y es valioso y joven. Eso ha creado un vacío en términos poblacionales. Aquí hay una crisis que el propio gobierno reconoce. Dentro de un par de años, el 30% de la población cubana será mayor de 60 años, que son justamente los que menos dinero ganan con sus jubilaciones. ¿Y esto por qué? Uno por esta ola migratoria, y dos, porque la situación económica del país ha llevado a que las mujeres ya no quieran tener más hijos.

LA HOJA DE RUTA.

¿De qué manera el restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos podría beneficiar a la población de a pie?

Pienso que esta medida impactará positivamente sobre todo en aquellos pequeños negociantes. Sin embargo, para que se pueda aplicar la hoja de ruta que anunció el presidente Obama (la semana pasada), como los créditos bancarios a los que podrán acceder los cubanos, la isla deberá implementar una serie de medidas. Esto sería factible. Pero ¿qué ocurre? Que no estamos educados así. En el gobierno actual todo siempre ha dependido del Estado: las compras, las ventas, las exportaciones, y ahora hace falta un cambio. La mayoría de cubanos apoya las relaciones con EE.UU, en parte, porque está cansada de que el régimen culpe de su mala suerte al embargo. Si se acaba el “bloqueo”, ese pretexto va a desaparecer. Y ahora sí el Gobierno deberá solucionar el futuro económico de la isla y todos esos problemas que no resuelve desde hace más de 50 años.  

Lo más leído