Kim Jong-un: Asesinas del hermano del dictador de Corea del Norte pensaban que todo era broma

Las mujeres tiraron al rostro de Kim Jong-nam un líquido venenoso. Horas después falleció el hermano de Kim Jong-nam
Kim Jong-un: Asesinas del hermano del dictador de Corea del Norte pensaban que todo era broma

Kim Jong-un: Asesinas del hermano del dictador de Corea del Norte pensaban que todo era broma

17 de Febrero del 2017 - 14:04 » Textos: Correo agencias » Fotos: AFP

Las dos mujeres detenidas por la muerte de Kim Jong-nam, hermano mayor del dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, aseguraron a la policía de Malasia que pensaban que el hecho de tirar un líquido en la cara del considerado un tiempo como el sucesor del régimen Pyongyang se trataba de una broma.

Las mujeres no sabían que el líquido con el que rociaron al norcoreano el lunes 13 contenía un veneno letal, según filtraciones de los interrogatorios por separado que las autoridades no han confirmado ni desmentido.

La vietnamita Doan Thi Huong, de 29 años, natural de Nam Dinh, según su pasaporte, y detenida el miércoles, indicó que cuatro hombres la abordaron para gastar una broma.

La indonesia Aishah, de 25, separada y madre de un hijo, explicó, por su parte, que fue contratada para embromar a alguien y le pagaron cien dólares, los mismos que la policía halló, junto con unas gafas Ray Ban, un bolso y ropa de marca, en la habitación del hotel donde practicó la detención en la madrugada del jueves.

En algunas grabaciones de las cámaras de seguridad del aeropuerto internacional de Kuala Lumpur ambas mujeres aparecen solas, mientras que en otras se las ve en compañía de cuatro hombres, los que supuestamente están siendo buscados por la policía.

En la terminal de salidas internacionales, la vietnamita y la indonesia se acercaron a Kim Jong-nam, de 45 años, que partía para Macao, una región administrativa de China donde vivió durante años exiliado, y le envenenaron mientras una le distraía.

La víctima, que todavía no había pasado los controles de inmigración de la cuarta planta, pidió ayuda al personal del aeropuerto, dijo que se sentía mal y le trasladaron al botiquín de la tercera planta.

Algunos medios dicen que las últimas palabras que pronunció fueron: "Me duele mucho. Me han rociado con un líquido". Falleció poco después mientras era trasladado al hospital.

Puede leer:

Pyongyang y su larga lista de asesinatos en Corea del Norte