La Unión Europea en jaque

Hoy, Austria e Italia tienen sufragios que podrían perjudicar a la UE. En Francia, la nacionalista Le Pen es una de las favoritas en las próximas elecciones
La Unión Europea  en jaque

La Unión Europea en jaque

04 de Diciembre del 2016 - 08:23 » Textos: Luis Ráez » Fotos: Grupo Epensa // AFP

Norbert Hofer dice que su agrupación política, el Partido de la Libertad, no es extremista, sino de centroderecha. Sin embargo, la flor azul que el candidato a la Presidencia de Austria suele llevar en la solapa contradice su discurso. La planta es un símbolo del pangermanismo (se dice que era la favorita del káiser Guillermo I) y era usada por los seguidores austriacos del nazismo en la década de los 30. Es más, de acuerdo con un informe de The New York Times, el Partido de la Libertad fue creado por un grupo de exnazis en los 50.

De ganar las elecciones presidenciales de hoy, Hofer se convertiría en el primer líder con vínculos a la extrema derecha en llegar al poder en Austria desde los tiempos del Tercer Reich. Su victoria es una amenaza directa a la Unión Europea (UE). “Hofer participa de un partido cuyos valores chocan con los de la UE”, advierte el experto en temas internacionales Francisco Belaunde.

El resurgir de gobiernos populistas y nacionalistas -como los que ya existen en Polonia y Hungría- es uno los factores que han puesto en jaque la supervivencia de la UE, ya afectada por la salida de Reino Unido del bloque (Brexit).

“Existe un sector de la población europea que se siente excluida y marginada por el sistema, y por lo tanto está disconforme. Entonces aparecen grupos de derecha con un discurso populista que simplifican los problemas al máximo. Señalan que todo es culpa de la migración o de la apertura comercial, y que la salida es el nacionalismo y el aislacionismo”, afirma Fabián Novak, director del Instituto de Estudios Internacionales (IDEI) de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

La popularidad de los discursos extremistas se acrecienta en un contexto de flujo masivo de migrantes, principalmente musulmanes. “Esta situación asusta a algunos sectores, que vinculan el hecho con el terrorismo”, señala Belaunde. Ese es el miedo del que hace eco Hofer. En declaraciones a The New York Times, asegura que hay políticos que permiten que yihadistas entren como migrantes a Austria y Europa. Afirma que su partido ve que hay una “islamificación” en curso.

Amenazas reales. Hofer no es el único líder de extrema derecha que podría llegar al poder en un país de la UE. Italia celebra hoy un referéndum que podría ser perjudicial a no tan largo plazo para la Unión.

“En Italia se vota una reforma que busca restarle facultades al Senado, que tiene la potestad de quitarle la confianza al gobierno, atributo que normalmente solo lo posee la Cámara de Diputados. Sin embargo, el problema es que en los referendos la votación de la gente tiene que ver poco con el tema de fondo y más con la popularidad del gobierno que lo propone”, manifiesta Belaunde.

Que gane el “No” en el plebiscito de hoy sería negativo para el mandato de Matteo Renzi, quien declaró que renunciaría a su cargo de primer ministro de ser ese el caso. Ello podría abrir la puerta al populista Movimiento 5 Estrellas, del cómico Beppe Grillo, o a la xenófoba Liga Norte, cuyo líder, Matteo Salvini, expresó “que el ‘No’ (en el referéndum) es también un rechazo hacia Europa y a sus reglas, desastrosas para Italia”.

Para Belaunde, el caso italiano hace evidentes los efectos de la crisis de 2008, de la que Europa no se ha recuperado totalmente. “La recesión económica hace que haya un 40% de jóvenes italianos sin empleo”, dice el experto. Una economía debilitada es siempre un escenario favorable para grupos populistas.

“Frexit”. En Francia y Alemania, los dos países que actualmente son pilares de la Unión Europea, también hay movimientos políticos con intenciones separatistas. De acuerdo con Fabián Novak, el caso francés es el más preocupante. “En Alemania no veo en el corto plazo que una extrema derecha prospere. Además, creo que el relanzamiento (como candidata a canciller) de Angela Merkel es positivo. Es un liderazgo necesario en Europa. Si no fuera por Alemania, no habría liderazgo en la UE. Lo que hay son países importantes, industrializados, pero con crisis políticas, económicas o de seguridad. Alemania es un país con un liderazgo firme y solidario”, afirma el experto.

Un peligro más inmediato sería el Frente Nacional, cuya candidata, Marine Le Pen, no ha ocultado su deseo de un “Frexit” o salida de Francia de la UE. “Francia preocupa por los porcentajes que las encuestas le dan a Le Pen. Si Francia se separara, sería muy difícil que se mantenga la UE”, asegura Novak.

Los últimos comicios en el mundo han demostrado que, en materia de elecciones, es imposible predecir quién ganará. “El fenómeno Donald Trump es evidencia de que no se puede descartar a nadie, por más de que el discurso sea descabellado”, agrega el experto.

Ante esto, ¿qué puede hacer Europa para mantener la Unión? “Lo importante es que los europeos trabajen con sectores descontentos. En Estados Unidos, Donald Trump supo recoger el descontento. Cada país europeo va a tener que mirar hacia adentro y ver cuáles son los problemas de esa clase trabajadora que está siendo capturada por discursos extremos, populistas y xenófobos”, finaliza Novak.

Lo más leído