Madrastra de niño asesinado en España confiesa que lo mató

Se presume que el motivo del crimen fueron los "celos" de Ana Julia Quezada hacia el hijo de su pareja
Madrastra de niño asesinado en España confiesa que lo mató

Madrastra de niño asesinado en España confiesa que lo mató

13 de Marzo del 2018 - 11:20 » Textos: Redacción multimedia con información de El País

Ana Julia Quezada, madrastra y poseedora del cuerpo de G.C, de tan solo año, confesó ser la asesina del menor.

Según las fuentes de investigación, tras mantener un mutismo total y negarse a dar respuestas sobre lo sucedido, Ana Julia confesó haber matado al pequeño, quien murió por golpes y estrangulamiento el 27 de febrero.

*Foto: Ana Julia Quezada siendo trasladada por la Guardia Civil para la reconstrucción del caso/El País

Hipótesis iniciales

Desde aquella fecha, G.C desapareció y los investigadores explican que probablemente su cuerpo sin vida fue trasladado varias veces al auto de Ana Julia a la finca de su ex pareja y padre del menor, Ángel Cruz.

La policía sospecha que la autora del asesinato no deseaba dejar rastro, hipótesis que se planteó después que la mujer cayera en “la trampa” de los investigadores.

Los investigadores le dijeron a Ana Julia que regresarían a la finca de Rodalquilar (a cuatro kilómetros de donde desapareció el niño, en Las Hortichuelas), para volver a registrar la zona, situación que obligó a la mujer a movilizar el cuerpo.

Este escenario, fue preparado por la Guardia Civil y los padres del menor, Ángel Cruz y Patricia Ramírez, quienes sospechaban de Quezada pero se les solicitó que se mantuvieran en silencio para no entorpecer las investigaciones.

Motivos aparentes

Cabe destacar, que hasta el momento no se sabe qué es lo que motivó a Ana Julia Quezada a matar a G.C, pero según algunas personas allegadas a la familia, la mujer podría haber sentido celos del menor.

Al parecer, G.C no tenía una buena relación con su madrastra, razón que pudo haber llevado a la mujer a cometer este terrible crimen.

Como se recuerda,  Quezada acompañó en todo momento a los padres de G.C, y mostraba actitudes que oscilaban entre la pena excesiva y la tranquilidad de un momento a otro, lo que empezó a levantar sospechas entre los investigadores. 

Desayunos de Correo

Lo más leído