Ministro boliviano de Gobierno renuncia debido a huida de Martín Belaunde Lossio

Carlos Romero reemplaza ahora a Hugo Moldiz y asume la búsqueda y captura de Martín Belaunde Lossio.

26 de Mayo del 2015 - 11:25 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: EFE

El ministro boliviano de Gobierno (Interior), Hugo Moldiz, renunció al cargo por la fuga del empresario peruano Martín Belaunde Lossio, acusado de corrupción en su país, y fue sustituido hoy por el senador oficialista Carlos Romero.

En la toma de juramento de su sucesor, Moldiz afirmó que se aparta del cargo porque no quiere ser "un pretexto para que los intereses más oscuros que están dentro del país y dentro de la derecha internacional se aprovechen" de este suceso para "mellar" la imagen del gobierno del presidente de Bolivia, Evo Morales.

En Bolivia y Perú culpan a Evo Morales y Ollanta Humala por fuga de MBL

Hugo Moldiz lamentó que "malos policías hayan operativamente provocado un hecho que pretende ser utilizado para dañar la imagen" del Ejecutivo boliviano.

"Esto confirma la necesidad de llevar adelante una profunda reforma policial, de hacer un movimiento revolucionario al interior de la estructura policial en el marco de la revolución de la justicia", insistió.

Martín Belaunde Lossio, quien fue asesor del presidente Ollanta Humala durante la campaña electoral del 2006, se fugó durante la madrugada del domingo del domicilio donde cumplía un arresto domiciliario en La Paz, con la presunta ayuda o complicidad de los cuatro policías que estaban a cargo de vigilarle, según las autoridades bolivianas.

El empresario está siendo procesado por acusaciones de corrupción y permanecía en detención domiciliaria en La Paz a la espera de la culminación de su proceso de extradición, que este mes fue declarado procedente por las autoridades judiciales bolivianas.

Martín Belaunde Lossio ingresó ilegalmente en Bolivia a fines de 2014 y solicitó refugio en ese país, pero la Comisión Nacional del Refugiado (Conare) rechazó dos veces esta petición alegando que no probó ser un perseguido político. 

Lo más leído