Norman Ohler: “Hitler recibía una o dos inyecciones de droga al día”

El curso de la Segunda Guerra Mundial pudo verse influido por el uso de sustancias psicoactivas, una práctica que las Fuerzas Armadas de algunos países todavía se suministran
Norman Ohler: “Hitler recibía una o dos inyecciones de droga al día”

Norman Ohler: “Hitler recibía una o dos inyecciones de droga al día”

19 de Noviembre del 2017 - 15:45 » Textos: Luis Ráez lraez@grupopensa.pe » Fotos: Karina Mendoza

El novelista y periodista alemán Norman Ohler estuvo en el Perú para presentar su libro High Hitler: Las drogas en el III Reich. Se trata de una exhaustiva investigación sobre el uso de narcóticos por parte del Ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial y del líder nazi, Adolf Hitler. Correo conversó con Ohler a su paso por Lima, adonde llegó gracias a un esfuerzo de la Embajada alemana y el Goethe Institut.

¿Qué tan abierta a las drogas era la sociedad alemana de los 30 y 40?

Durante la República de Weimar, las drogas no eran un tabú. Los nazis cambiaron eso en 1933, cuando llegaron al poder. Fueron el primer Gobierno en Europa que estableció leyes antidrogas realmente estrictas, especialmente para la cocaína; esta era vista como una droga de judíos. Las políticas antidrogas estaban relacionadas con el antisemitismo. La ironía es que (los nazis) usaron más (drogas) que los regímenes anteriores.

¿Qué drogas usaron?

En el Ejército, la metanfetamina -hoy llamada crystal meth- que es bastante fuerte. Fue desarrollada en 1937 en Alemania por la compañía Temmler. Llegó a ser bastante aceptada y popular entre la población. Temmler la publicitaba siguiendo el modelo de Coca-Cola. Decía que era buena para todo: eliminaba el cansancio, estimulaba el cerebro, daba mayor apetito hacia la vida...

¿Cómo llega al Ejército?

Cuando Alemania atacó Polonia, el 1 de setiembre de 1939, no había guía oficial de uso de Pervitin -nombre comercial la metanfetamina-; pero muchos soldados estaban usando la droga. Un profesor llamado Otto Ranke decía qué medicinas podía tomar el Ejército. Él se dio cuenta de que Pervitin quitaba el cansancio y el miedo, así que recomendó su uso. Hitler decidió en 1940 que Alemania iría a través de las montañas de Bélgica para atacar Francia. El ataque solo sería exitoso si se alcanzaba la frontera francesa en tres días. Entonces, el Alto Comando dio un decreto que hizo oficial el uso de la droga para el Ejército.

¿Qué hay de Hitler: cree que su uso de drogas cambió el curso de la guerra?

Sí. En el libro, describo escenas en las que llega con nuevas estrategias; por ejemplo, la segunda ofensiva de las Ardenas en 1944. Todos los generales decían que era imposible, pero él estaba eufórico. No veía el panorama de manera realista. Estaba extremadamente drogado con cocaína y Eukodal, un opiáceo bastante fuerte. No enfrentaba las realidades de la guerra y eso de seguro tuvo malos resultados para la Alemania nazi.

¿Tenía alguna afección física que justificara el uso de drogas?

Creo que las tomaba por el efecto psicoactivo. Algunas veces se quejaba de dolores de estómago; pero no era una razón para las inyecciones que le aplicaba su médico, Theodor Morell.

Se habla por ejemplo de la adicción de Hermann Goering a la morfina. ¿Hay reportes de otros jerarcas haciendo uso de drogas?

Es diferente en cada caso. Joseph Goebbels se volvió paciente de Morell. Creo que recibió morfina de vez en cuando, pero Hitler recibía una o dos inyecciones al día. Heinrich Himmler no consumía drogas. Él hacía yoga.

¿Y los aliados?

Los franceses tenían regulaciones para que cada soldado reciba tres cuartos de litro de vino tinto cada día. Cuando los aviones alemanes fueron derribados en Inglaterra, los británicos encontraron Pervitin y evaluaron si la metanfetamina sería buena para sus pilotos. Entonces, concluyeron que era muy fuerte; pero sugirieron el uso de anfetamina, que es una versión menos intensa.

¿Ha investigado el uso de drogas actualmente?

Mucha de la información de mi libro vino de un oficial del actual Ejército alemán. Él me dijo que en Afganistán las tropas de élite alemanas usaban una droga que te mantiene enfocado por mucho tiempo. Los SEAL de EE.UU. usan muchas drogas legales. Además, hablé con una soldado americano que estuvo en Iraq y me comentó que usaban anfetaminas.

Hablando de tropas de élite, ¿en la Alemania nazi también se repartió la metanfetamina masivamente entre las SS?

De hecho, las SS la tomaban menos que los soldados regulares.

¿La población también hizo un uso desmedido?

El uso de Pervitin se incrementó cada año. Supongo que si tienes mucho estrés y depresión, tomas la píldora y estás feliz. Es la solución fácil. En una dictadura, cuando las cosas son tan horribles, lo difícil es hacer algo contra ello.

PERFIL

Norman Ohler

Escritor

Nació en Zweibrücken, Alemania, en 1970. Es periodista de la Universi-dad de Hamburgo y novelista. Actualmente trabaja en un libro sobre personas que se opusieron al nazismo.

CIFRAS

1939 Año en que comenzó la Segunda Guerra Mundial. Duró hasta 1945.

30 abril de 1945 se suicidó Hitler en Berlín. Tenía 56 años.

1938 empezó a comerciali-zarse la metanfeta-mina, bajo el nombre de Pervitin.