​Perú rechaza violencia que causó muerte de más de 60 palestinos en Gaza

Enfrentamientos por traslado de embajada de EE.UU. a Jerusalén dejó además más de 2500 palestinos heridos a manos del ejército de Israel
​Perú rechaza violencia que causó muerte de más de 60 palestinos en Gaza

​Perú rechaza violencia que causó muerte de más de 60 palestinos en Gaza

15 de Mayo del 2018 - 16:51 » Textos: EFE | CORREO » Fotos: AFP

El Gobierno peruano manifestó hoy en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) su rechazo a los hechos de violencia que causaron la muerte de más de 60 palestinos y 2500 heridos en Gaza durante enfrentamientos con fuerzas israelíes, durante las protestas por la instalación de la embajada de EE.UU. en Jerusalén.

De acuerdo a la Cancillería, estos actos de violencia aumentan la inestabilidad en Medio Oriente. Pidieron además una investigación independiente para determinar quienes son los  responsables de las muertes.

El Embajador peruano ante las Naciones Unidas, Gustavo Meza Cuadra, consideró que el gobierno de Israel debe "minimizar el uso de municiones letales", además instó a los líderes de las manifestaciones palestinas a "evitar acciones y provocaciones violentas".

"[Meza Cuadra] reafirmó el llamado a las partes a que reasuman negociaciones directas dirigidas a alcanzar una solución definitiva al conflicto, sobre la base de las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas y dentro del marco de fronteras mutua e internacionalmente reconocidas", señala un comunicado.

Defensa solitaria

EE.UU. defendió hoy en solitario la respuesta de Israel a las protestas en Gaza durante una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en la que una mayoría de países cuestionaron la actuación israelí.

Varios Estados miembros y la propia ONU, además, reclamaron una investigación independiente sobre lo sucedido ayer y exigieron a Israel que limite el uso de la fuerza.

El único país que se desmarcó claramente del sentir general del Consejo de Seguridad fue Estados Unidos, el gran aliado de Israel, que culpó exclusivamente al movimiento islamista Hamás de la violencia y le acusó de utilizar a civiles como escudo para tratar de llevar a cabo ataques.

"¿Quién entre nosotros aceptaría este tipo de actividad en su frontera? Ningún país en esta sala actuaría con más contención que Israel", dijo la embajadora estadounidense, Nikki Haley, durante el debate.