​Canadá: Tía de niño ahogado al huir de Siria responsabiliza a su país y al mundo entero

Tima Kurdi, la tía de Aylan Kurdi, el niño sirio que murió ahogado junto con su hermano y madre al intentar cruzar el Mediterráneo huyendo de Siria, dijo hoy que intentó que sus familiares fuesen aceptados como refugiados por el Gobierno canadiense. "Estoy tan asustada del agua. No sé nadar", le confesó su cuñada.

03 de Septiembre del 2015 - 14:46 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: The Canadian Press-CKNW-Facebook

Tima Kurdi, la tía de Aylan Kurdi, el niño sirio de 3 años de edad que murió ahogado junto con su hermano y madre al intentar cruzar el Mediterráneo huyendo de Siria, declaró hoy que considera responsable al Gobierno canadiense "y al mundo entero" de la muerte de sus familiares.

Kurdi, que llegó a Canadá en 1992, mantuvo una emocional conferencia de prensa en su casa de Coquitlam, en la provincia de Columbia Británica, en la que explicó cómo intentó patrocinar a sus familiares para que fuesen aceptados como refugiados por el Gobierno canadiense.

Según Tami Kurdi, Canadá rechazó la petición de refugio por "un documento".

Preguntada si responsabilizaba al Gobierno canadiense por la muerte de Aylan Kurdi, su hermano mayor Galip, de 5 años, y la madre de ambos, Rehan, Tami Kurdi afirmó: "sí". "Me dijeron (el Gobierno canadiense) que faltaba un documento para mi familia", afirmó.

Tami Kurdi también señaló que su hermano, Abdulá Kurdi, le dijo que no podía conseguir el documento que exigía el Gobierno canadiense porque era un certificado de residencia de las autoridades turcas.

Llorando, Kurdi se refirió constantemente a sus dos sobrinos fallecidos, que hace sólo dos semanas le habían pedido una bicicleta, de los que comentó: "pobres, nunca tuvieron una buena vida".

"Honestamente -añadió-, no quiero sólo responsabilizar a Canadá. Estoy responsabilizando a todo el mundo por no ayudar lo suficiente a los refugiados y no detener esta guerra. Y sé que lo pueden hacer. Si nadie financia a los rebeldes, la guerra parará", refirió.

La ciudadana sirio-canadiense también explicó cómo, poco antes de que sus familiares intentaran abandonar Turquía en una embarcación con destino a Grecia, habló por teléfono con su cuñada, quien le expresó sus dudas sobre el viaje.

"Estoy tan asustada del agua. No sé nadar", le confesó Rehan Kurdi.

EFE

Lo más leído