Opinión

A 12 años del sismo que golpeó a la región Ica

EDITORIAL

14 de Agosto del 2019 - 09:39 Editorial

Ayer por la mañana, un sismo con epicentro en la región Áncash asustó a los habitantes de la costa y sierra central del país, y nos hizo recordar que estamos a pocos días de que se cumplan 12 años del terremoto que en la noche del 15 de agosto de 2007 afectó a la región Ica, especialmente a las ciudades de Pisco y Chincha, con un saldo de casi 600 fallecidos.

Ese terremoto de magnitud 7.9 dejó una lamentable secuela de pérdidas de vidas y destrucción, pero también sirvió como muestra de la incapacidad del Estado para afrontar este tipo de emergencias, tanto desde el primer momento como meses y años después.

Lamentablemente, diez años luego de ese terremoto, a raíz de El Niño Costero que castigó a la costa norte y al este de Lima, las cosas no cambiaron mucho. Aunque se produjo una buena reacción inmediata con la movilización de las Fuerzas Armadas, la Policía y los bomberos, hasta ahora la reconstrucción -iniciada en el gobierno de Kuczynski y continuada por la actual administración- sigue siendo una promesa incumplida. Las regiones de Piura y La Libertad pueden dar fe de ello.

A nuestro país le falta mucho para estar en condiciones de afrontar grandes emergencias, pese a nuestra gran vulnerabilidad. Por ejemplo, la ciudad de Huaraz corre el enorme riesgo de sufrir los gravísimos efectos de un alud proveniente de la laguna de Palcacocha.

Tragedias como la que recordaremos mañana deben llevarnos a la reflexión sobre lo mucho que falta por hacer para prevenir daños y estar en condiciones de atender a los afectados por los desastres naturales.

tags