Opinión

200 mil dólares

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

12 de Febrero del 2019 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

Una revelación se ha conocido en las últimas horas sobre la prosperidad económica de la familia formada por el expresidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia. El empresario Eduardo Sobenes ha declarado que el teniente coronel en retiro del Ejército entregó, en el año 2011, 200 mil dólares a la compañía de Jorge Paredes, el investigado hermano del exministro de Transportes y Comunicaciones humalista Carlos Paredes.

El personaje ha dicho también a Panorama que años antes hizo contratos simulados de trabajo en favor de Nadine Heredia a través de su empresa Apoyo Total S.A. para que la pareja pueda acceder a un crédito hipotecario. Esto es algo de lo que se ha venido hablando desde hace varios años, tras la campaña del 2006. Incluso Sobenes añadió que las “consultorías” efectuadas por la esposa de Humala fueron una farsa, pues nunca entregó algún informe que justifique el monto que recibió.

Esto es muy grave y permite atar algunos cabos que quedaban sueltos tras la revelación del contenido de las famosas agendas de Nadine Heredia allá por el año 2015, cuando la señora primero negó el contenido de las mismas y más tarde lo reconoció como propio. Ayer por la tarde, el partido de los Humala-Heredia ha rechazado todo a través de un comunicado, pero tengamos en cuenta que la denuncia trata de temas que no son del todo nuevos.

Habría que ver también qué dicen los exministros humalistas, que a veces aparecen como los apóstoles de la moralidad y de la pulcritud, cuando sabían muy bien que estaban sirviendo a un político cuestionado desde muchos años atrás, al que no le cuadraban las cuentas de los gastos familiares. Muchos de ellos incluso siguieron en el gabinete luego de que se supo de las agendas y de anotaciones relacionadas a miles y millones de dólares guardados en cajas y maletas.

Humala y su esposa son hasta ahora inocentes porque no tienen una sentencia en su contra. No obstante, los indicios contra ellos parecen ser contundentes, pese a su comunicado. Todo viene desde el 2006, cuando ya se hablaba de las remesas ligadas al chavismo y de contratos de trabajo “truchos”. No olvidemos tampoco los 3 millones de dólares que los corruptores de Odebrecht dicen haber dado a la pareja para su campaña. El Poder Judicial tiene la palabra.

tags