Opinión

2026: EL MUNDIAL VOLVERÁ A AMÉRICA

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

14 de Junio del 2018 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

El Congreso de la FIFA acaba de decidir por votación que la sede del Mundial 2026 será en tres países de América: Canadá, EE.UU. y México. El resultado del escrutinio ha sido contundente: 134 frente a 65 votos, dejando fuera por quinta vez al Reino de Marruecos, el segundo país con mayor crecimiento de África después de la República de Sudáfrica y, lo más importante, el país árabe más seguro del planeta, sobre todo en estas épocas en que el terrorismo ha cobrado una enorme dimensión como amenaza a la paz y la seguridad internacionales. Pero seamos claros: la persistencia marroquí tenía sus límites. Era difícil que la FIFA volviera a inclinarse por un país árabe, en lo que hubieran sido dos mundiales consecutivos. En efecto, Qatar, ubicado en la porción sudeste de la península arábiga, ya fue elegido sede del Mundial 2022. No es un asunto solamente geográfico para el giro trasatlántico de la FIFA. No. Como ha sido siempre en su historia, lo que juega en las determinaciones para elegir las sedes de los mundiales es el cálculo económico de las ganancias que dejará el máximo torneo futbolístico del mundo. De hecho, ya se ha anunciado que el torneo del 2026 dejará ganancias por 11 mil millones de dólares. Lo concreto es que, por primera vez en la historia futbolera del planeta, el Mundial se realizará en tres países, los que además forman el bloque que conocemos como Norteamérica. Aunque el fútbol profesional no tiene un nivel de dependencia gubernamental, si hoy fuera el mundial que organizarán EE.UU., Canadá y México, las condiciones políticas y económicas no serían las mejores. Washington amenaza acabar con el NAFTA, el tratado de libre comercio -pionero en el continente- que más parece agonizar. Junto a ello, yace la persistencia de Trump por concluir la edificación de un muro en la frontera con México y, por si esto fuera poco, está el reciente desprecio de Trump por Justin Trudeau, el primer ministro canadiense, en el marco de la reunión del G7, en la que la Casa Blanca ha advertido que no tolerará que impongan impuestos a sus exportaciones. Pero para el 2026 aún faltan 8 años, y muchas cosas pasarán en el mundo.

tags