Opinión

“Aceitados” al por mayor

COLUMNA: IVÀN SLOCOVICH

12 de Septiembre del 2019 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

Ayer hemos conocido que la corruptora Odebrecht hizo 71 depósitos de dinero sucio a presuntos funcionarios públicos para ganar la buena pro de 13 obras entre los años 2006 y 2011, a lo que se suma que en poco tiempo conoceremos los nombres de los congresistas y excongresistas que recibieron dinero para sus campañas, lo cual nos permite notar que el grado de podredumbre es mucho mayor del que ya habíamos visto con estupor.

El diario El Comercio ha revelado que los brasileños también pagaron sobornos por Olmos, la Interoceánica Norte, la Interoceánica Sur, el Tren Eléctrico, la vía Tingo María-Aguaytía y otras en el Callao, Iquitos, Chimbote y Carhuaz, por lo que la lista de los “aceitados” será de lo más interesante. Ahí debe haber funcionarios regionales, alcaldes y gente de mando medio del Poder Ejecutivo que hasta ahora ha estado pasando discretamente ante los ojos de la justicia y la opinión pública.

En el otro batallón de receptores de la “generosidad” de Odebrecht se encuentran algunos de los congresistas del periodo 2011-2016. Por ahora todos están identificados con los ya famosos “codinomes” que solía poner Jorge Barata a las personas a las que entregaba dinero de la Caja 2 del Departamento de Operaciones Estructuradas. En total, el monto de los pagos mencionados en esta columna llega a casi $59 millones. Obviamente, nada de esto era gratis.

Es de esperarse que, a la brevedad posible, todos los peruanos sepamos los nombres y apellidos de los funcionarios sobornados, y en especial de los congresistas que con toda seguridad, en sus años de gloria, salían en los medios criticando a los corruptos con sus caras de indignación -al estilo César Villanueva- para luego terminar embarrados hasta el cuello. Muchos de ellos tendrán que buscarse buenos abogados.

Sin embargo, no solo hay que saber los nombres de los implicados. La justicia, en especial el Ministerio Público, tiene que actuar con mayor celeridad. Hasta el momento solo el ancashino César Álvarez ha recibido una condena en primera instancia, mientras que los cientos de personas señaladas en el caso “Lava Jato” apenas están en investigación, algunas de ellas bajo arresto preventivo. Las evidencias están. ¿Por qué tanta demora?

tags