Opinión

Adiós sin autocrítica

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

22 de Marzo del 2018 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

Con su mensaje al país anunciando su renuncia al cargo, el presidente Pedro Pablo Kuczynski ha dejado en claro que ni siquiera durante el último instante fue capaz de darse cuenta de que un funcionario público no puede estar haciendo business con el Estado para obtener dinero ni comprando congresistas sinvergüenzas a fin de quedarse en el poder, pues ha culpado al Congreso y a la oposición de minar su gestión, en lugar de admitir que estuvo por el camino equivocado.

Fue patético escuchar ayer al saliente mandatario quejándose por lo que se ha dicho sobre su accionar y el de sus empresas que trabajaron para Odebrecht mientras era funcionario público en el gobierno de Alejandro Toledo. ¿Eso acaso ha sido un invento de los fujimoristas y de los apristas? ¿No hay al menos un mea culpa por eso? ¿No era inmoral acaso recibir dinero en sus cuentas por las chambitas para los brasileños?

De otro lado, ayer se quejó también de que los llamados “kenjivideos” habían sido editados. Lo que jamás podrá negar es que su ministro de Transportes y Comunicaciones, Bruno Giuffra, fue grabado mientras conversaba con el legislador keikista Moisés Mamani, poniéndose de acuerdo para ir a visitar al Mandatario luego de “escuelearlo” sobre cómo debía justificar su eventual rechazo al pedido de vacancia. ¿Eso también es “cuentazo”?

La permanencia en Palacio de Gobierno del presidente Kuczynski era insostenible, y eso queda más claro aún al conocer su imposibilidad de diferenciar lo bueno de lo malo, lo que está bien de lo que está mal. Desde hoy el Perú no debe solo voltear la página, sino cambiar de libro, ese que por décadas ha estado manchado por el delito y la sinvergüencería de quienes deshonraron el inmenso privilegio de servir al Perú desde la Presidencia de la República.

Queda apuntalar la sucesión constitucional y la administración de Martín Vizcarra, quien tiene el inmenso reto de ponerse a trabajar de la mano con el Congreso para solucionar los problemas que afectan a los peruanos, a quienes poco les importan los líos políticos, sino que haya seguridad en las calles, crecimiento económico, reconstrucción y todo aquello que durante los últimos meses ha sido dejado de lado en medio de tanto lío que debe quedar atrás.

tags