Opinión

Agua más cara para todos

Columna: RENATO SANDOVAL GONZÁLEZ

20 de Octubre del 2017 - 07:00 Renato Sandoval

Nadie duda de que Sedalib, la empresa de agua y saneamiento de La Libertad, necesita más recursos económicos para ofrecer un mejor servicio. Y, claro, para lograr su objetivo hace lo más fácil: mete la mano al bolsillo de los usuarios elevando las tarifas porque es deficiente como empresa y no sabe ni siquiera cobrar bien a sus clientes.

Este año ha sido uno de los peores para los ciudadanos y las empresas de Trujillo. En marzo, tras la caída de los siete huaicos y las fuertes lluvias, Sedalib fue la entidad que no garantizó el agua para sus clientes y los desabasteció por unos 15 días, debido a que no tenía un plan de prevención y sus pozos de reserva andaban medio vacíos -o llenos-.

Esta entidad brinda agua solo por horas y en algunos distritos considerados pobres el servicio es crítico: solo dos horas al día. La inversión pública de Sedalib no llega a esos lugares porque hay un alto índice de morosidad y robo del servicio. Pero ¿qué ha hecho para revertir esta situación? ¿Así quiere el presidente Pedro Pablo Kuczynski llegar al 2021 con agua para todos?

Con evidente tinte político, el alcalde distrital de La Esperanza, Daniel Marcelo, se aprovecha de esta situación para marchar en defensa del consumidor, mientras que los congresistas Richard Acuña y Gloria Montenegro se arrogan su participación ante el Ministerio de Vivienda para detener el alza de la tarifa del agua, cuando es la Sunass, adscrita a la Presidencia del Consejo de Ministros, la que tiene la última palabra. Todos ellos de Alianza Para el Progreso (APP).

La decisión de la empresa de pedir más dinero a los clientes se tomó hace cinco años, cuando APP controlaba Sedalib, pero eso no quita la insensibilidad ni la falta de sensatez con la que actúan los miembros del directorio (controlado por el aprismo) y el gerente -también aprista- de esta entidad, justo en un año crítico. Toc, toc, ¿hay algo en esas cabecitas?

tags