Opinión

ALAN GARCÍA, ¿El PERSEGUIDO?

García ha querido llevar el proceso al campo político, donde mejor se defiende, y hacer creer que hay una insania contra su persona

20 de Noviembre del 2018 - 10:14 Renato Sandoval

Qué irresponsable y cobarde es Alan García, al refugiarse como un perseguido político en la residencia del embajador de Uruguay, cuando su proceso fiscal como investigado se sigue por los delitos de lavado de activos y colusión agravada por las coimas simuladas de Odebrecht.

García ha querido llevar el proceso al campo político, donde mejor se defiende, y hacer creer que hay una insania contra su persona por haber aportado sapiencia a la economía mundial a través de sus conferencias internacionales, por las que cobraba hasta 100 mil dólares.

El expresidente confunde la justicia con la conveniencia. Así, mientras se regodeaba por la encarcelación de Ollanta Humala y Nadine Heredia, defendía a Keiko Fujimori por su prisión preventiva. Y cuando le tocó el turno de afrontar su caso, al momento de dar la cara, sencillamente pegó el grito al cielo exclamando “¡persecución política!” y se encaletó en la casa del embajador uruguayo.

Allá sus operadores y algunos políticos que, cuando la justicia peruana recién empieza a funcionar, consideran que se debe a un camuflado golpe de Estado.

García y los políticos que creen que es el comunismo del siglo XXI el que los está persiguiendo, se desenmascaran así mismos ante la opinión pública. ¿No tienen un mejor recurso que acusar a quienes no piensan como ellos de ser comunistas, rojos, caviares, terrucos e imbéciles? No, parece que se les cansó la neurona.

No, pues, tampoco traten a la gente de primate. Acá la ciudadanía pide respeto y trato sin preferencias ni banquillos VIP para los políticos con rabo de paja. No sean tan insulsos.

Si García logra su cometido, de obtener el asilo de Uruguay y el posterior salvoconducto del gobierno peruano, no habrá perdón ni olvido que valga. Tal como circula en un meme, nunca pensé que Ollanta Humala y Keiko Fujimori tuvieran más coraje político para hacerle frente a la adversidad. ¿Y este es el líder de aprismo? ¿A este señor siguen los compañeros? ¿Es el nuevo Haya de la Torre?