Opinión

AMENAZA NUCLEAR RUSA SACUDE A LA CASA BLANCA

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

05 de Marzo del 2018 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Nadie alcanzó siquiera a sospecharlo. Vladímir Putin, presidente de Rusia, en su reciente discurso anual ante la Asamblea Federal (Parlamento Bicameral) -lo que sería en el Perú el Mensaje a la Nación del jefe de Estado cada 28 de julio ante el Congreso de la República o el discurso del Estado de la Unión, que pronuncia cada mes de enero el presidente de los EE.UU. en el Capitolio- dedicó casi una hora de las dos que duró su intervención al novísimo desarrollo nuclear ruso alcanzado en la última década -lo tenían bajo cuatro llaves-, y de paso, aunque lo ha negado, lanzar una directa advertencia, o si prefiere amenaza, a los EE.UU. que, como sabemos, se ha venido mostrando como la única e indiscutible superpotencia tecnológica y militar planetaria, más allá de sus indiscutibles vulnerabilidades desnudadas con el atentado de las Torres Gemelas (2001).

Es probable que las revelaciones de Putin tengan un cierto contenido electoral, pues el próximo 18 de marzo se desarrollarán las elecciones presidenciales en su país, que deberá enfrentar, por el partido Rusia Unida, principalmente al actual diputado de la Duma estatal, Vladímir Zhirinovski, que lo hace por el Partido Liberal-Demócrata. Pero también lo es que la reciente presentación, bastante orgánica, acompañada de videos mientras iba exponiendo, ha tenido por objeto mostrar a Washington que cuentan con un incomparable poder nuclear mundial, una categoría que los rusos fueron perdiendo a la dimensión solamente regional, luego de producirse el desmoronamiento de la ex Unión Soviética en 1989 y su reducción a solamente potencia regional en 1991, al quedar sepultado el periodo del mundo bipolar, en que sobresalió la Guerra Fría como la característica más notable de las relaciones internacionales desde el final de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) hasta la caída del Muro de Berlín, en 1989. Está claro que Putin tensiona al Globo al transmitir su hartazgo por las reiteradas sanciones económicas de Occidente y de que la Casa Blanca debería dejar de subestimar a Moscú, que podría sorprenderla.   

tags