Opinión

AMÉRICA: PODER POLÍTICO Y JUSTICIA SUPRANACIONAL

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

13 de Febrero del 2018 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Las decisiones supranacionales son jurídicas y no políticas. Las sentencias son puramente del Derecho y no se fundan en el poder; sin embargo, lamentablemente la premisa anterior no es una regla, porque el poder político penetra promoviendo la excepción. Aunque lo voy a explicar, esta vez emitiré un juicio político, no jurídico. Veamos. La Corte Interamericana de DD.HH. acaba de decidir por una sentencia -que tiene carácter obligatorio para el Perú- el archivamiento de una acusación constitucional del Parlamento peruano contra cuatro magistrados del Tribunal Constitucional exigiendo su destitución. Nuestros congresistas se quedaron de brazos cruzados porque realmente nada o muy poco podrían hacer para revertir la decisión del tribunal continental. Pero si uno mira el contexto actual en el que se viene moviendo la propia Corte, especialmente con relación a asuntos controversiales con el Estado peruano al existir un creciente rechazo por parte de la opinión pública, verá que su reciente decisión -con la que no estoy de acuerdo- es explicable en el balance de su propia existencia panamericana. En poco tiempo, la Corte -sin prerrogativa alguna- también se pronunciaría sobre el indulto al expresidente Alberto Fujimori. Ya sabemos que ni siquiera puede hacerlo porque el indulto es una prerrogativa presidencial que nace y muere dentro del país, y sobre el cual, aunque muchas voces están esperando que lo haga -las ONG por delante-, antes de cometer una aberración jurídica, es probable que asuma la tesis del referido equilibrio, es decir, pondrá en la balanza el hecho de que en el Perú surgen voces para denunciar el Pacto de San José de Costa Rica para aplicar la pena de muerte por violación sexual de menores y de que el propio Estado se mostrará pétreo para no mover nada sobre el indulto a Fujimori. Irá por lo sano para no desprestigiarse ni perder piso, pero también para no mostrarse débil como con el reciente fallo. Puro poder político.

tags