Opinión

ANGELA MERKEL Y SU EJÉRCITO EUROPEO

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

16 de Noviembre del 2018 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Angela Merkel, la canciller de Alemania, ante el Parlamento Europeo acaba de secundar la ilusa tesis del presidente de Francia, Emmanuel Macron, de que toda la Europa que compone a la Unión de los 28 Estados que desde 1993 la integran, con éxito rotundo en el frente económico, cuente con un ejército continental. Lo voy a explicar. Los ejércitos surgieron en la historia universal para expandir y afirmar los dominios de los Estados poderosos sobre los subyugados, en un mundo donde la regla era la conquista. El monopolio de la fuerza ha sido siempre eficaz y efectivo en manos del Estado, de allí que la Paz de Westfalia de 1648, que dio a la sociedad internacional la cabal idea del Estado moderno, terminó empoderándolos por la soberanía que los caracterizaba de modo exclusivo. Los ejércitos han defendido la soberanía territorial del Estado y han sido, como hasta ahora, fieles a la ligazón histórica que distingue a una Nación y al Estado que la comprende. Las fuerzas de la ONU -cascos azules- ni por asomo tienen esa característica por lo que Merkel, queriendo ilustrar en una suerte de analogía su aspiración militar europea con las fuerzas de paz de la ONU, está errada en la conceptualización básica, pues los ejércitos batallan por la tierra de sus patrias. Europa ha sido exitosa económicamente y hasta refiere una impropia política exterior que no le corresponde, en la medida que solamente los Estados la cuentan porque solo los Estados son soberanos. Las aproximaciones soberanas de una suerte de superestado europeo, entonces, no prosperará. Solamente, cuando se pensó en una Constitución para Europa en bloque fue rechazada comenzando por Francia y Alemania.

Frente a las migraciones desde Siria, los Estados europeos se olvidaron del territorio Schengen y comenzaron a cerrar sus fronteras y cada país puso a sus ejércitos y policías para impedir el paso de los migrantes. Es verdad que Europa es vulnerable y por eso la preocupación de la política teutona, pero también que Europa no irá más allá de la unidad económica, porque es un crisol de naciones con procesos históricos totalmente heterogéneos donde el carácter soberano los hará siempre unilaterales.   

tags