Opinión

Antauro presidente y el fin del modelo

COLUMNA: LUIS ALFONSO MOREY

05 de Septiembre del 2019 - 07:00 Luis Alfonso Morey

Aunque a mis amigos les cueste creerlo y pretendan invisibilizarlo, Antauro Humala es un importante actor político en el Perú de hoy y sus ideas tienen seguidores. Sus planteamientos, por radicales que parezcan, son bien recibidos por un sector que no se siente partícipe del desarrollo. Son los invisibles, los marginados, los que ganan la remuneración mínima vital o menos y tienen que hacer malabares para sobrevivir y sostener a sus familias. Los informales, los que no tienen cómo pagar sus tarjetas de crédito y tienen una economía de subsistencia. El etnonacionalismo es enemigo de las transnacionales y apoya hasta las últimas consecuencias a los sindicatos y trabajadores, a los más pobres. Nadie más lo hace. Es el único que propone cambiar radicalmente el sistema. Antauro denuncia incluso a los representantes de la izquierda criolla y los desprecia tanto como a sus “primos hermanos” de la derecha. Afirma que todos están coludidos con las corporaciones. Antauro se ha trazado como objetivo tomar el poder con una estrategia no convencional. Plantea que los males que padece el Perú son fruto del sistema económico, que define como globo-colonialismo. Su tesis es que la inseguridad, el desempleo y subempleo son consecuencias de un modelo que privilegia inmensamente a pocos, no a la mayoría. Pero en el mundo corporativo, la apuesta hoy parece ser más por Fernando Cillóniz que por Julio Guzmán. La campaña presidencial empezó hace rato y varios de los jugadores trabajan con fuerza.

tags