El presidente estrenó una nueva estrategia de defensa y quien se encarga de coordinarla, es el abogado Eduardo Pachas y tiene dos aristas que implican la coordinación del gabinete; allí la primera jugada, fue sobre la premier Mirtha Vásquez, que en diciembre pasado, aseguró que Pedro Castillo tenía la intensión de sincerar la relación de visitas que recibió en la casa de Breña y cooperar para esclarecer los hechos y esta semana, afirmó que no lo harían, que eso quedaba en manos de la defensa legal del mandatario.

A lo anterior, se suma el ministro de Justicia Aníbal Torres; Pachas lo visitó en su despacho un día antes de hacer público el pedido para que Torres, revise la designación del procurador Daniel Soria Luján, quien denunció al mandatario ante la Fiscalía de la Nación por los casos de Provías y la buena pro que obtuvo el consorcio vinculado a Karelim López, donde Torres indicó que procedería “obligado por la ley”.

Todo parece indicar que la estrategia de Pachas, puede dar resultados en el corto plazo, más aún si vemos el desinterés del Ministerio Público en tomar un rol más activo en la investigación de estos escándalos y la dificultad de lograr acuerdos por parte de las mayorías del Congreso, para que haya un tratamiento institucional que permita conocer la verdad y establecer responsabilidades políticas.