Opinión

Autoridad apaleada

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

13 de Julio del 2018 - 07:30

Una muestra de cómo algunos peruanos no tienen el menor respeto por la autoridad se dio ayer durante la mañana en el peaje de Ancón, al norte de Lima, cuando una turba de choferes de transporte público, en una actitud salvaje y delictiva, atacó con palos y piedras a 25 inspectores de tránsito, a 13 policías y a un fiscal que habían llegado a ese punto para tratar de frenar la informalidad en el transporte de pasajeros y carga.

Ello podría parecer un hecho policial menor, de esos que ocurren todos los días y que quedan anotados en cuadernos de ocurrencias de las comisarías, debido a que el incidente -por suerte- no dejó heridos de consideración. Sin embargo, el que una turba haya salido a atacar a la autoridad del Estado representada por inspectores de la Superintendencia de Transporte Terrestre de Personas, Carga y Mercancías (Sutran), así como por policías y un fiscal, nos muestra un grave problema.

Y es que la autoridad, para algunos en el Perú, no merece ser respetada, al extremo que si se les pone por delante con la ley en la mano, se la llevan de encuentro con la combi, o la agarran a palazos y pedradas. Así ha sucedido en Ancón, donde hubo algunos detenidos que ojalá sean acusados por el Ministerio Público y sancionados por el Poder Judicial; aunque es poco probable que ello ocurra pese a los videos y a las otras evidencias existentes.

Ayer, luego de la agresión al norte de Lima, el asesor de Sutran Joel Odar señaló que en diciembre del año pasado se dio un caso similar y que hasta el momento el Ministerio Público no denuncia a los atacantes de la autoridad. Ahí tienen, entonces, la “eficiencia” de los fiscales que no hacen a tiempo su trabajo y dejan la sensación de que acá todos pueden hacer lo que les da la gana -hasta pegarle a un policía o a un inspector- y no pasa nada. Así no vamos a ninguna parte.

Para dejar de tener en las pistas a grupos de personas que atacan con palos y piedras a quienes tratan de poner orden, quizá sería bueno que metan presos a algunos de los denunciados. A lo mejor así entienden y además se libera a los ciudadanos de estar a merced de esta gente. Existen leyes muy claras para sancionar este tipo de situaciones inaceptables en cualquier país civilizado. ¿Tenemos autoridades?

tags

    Más de