Opinión

BREXIT: ¿THERESA MAY EN SU HORA MENGUADA?

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

16 de Enero del 2019 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

La reciente votación en el Parlamento británico a favor de rechazar el acuerdo del Brexit que negoció con la Unión Europea (UE) la primera ministra Theresa May, a la caída de su antecesor David Cameron, constituye un duro revés político para la estresada política conservadora. En efecto, la Cámara de los Comunes ha votado 432 contra 202, registrándose una de las más duras derrotas para un gobierno británico en más de cien años. Lo voy a explicar. El referéndum que por tantos años pedían sectores separatistas en la isla continente -los denominados euroescépticos- se hizo realidad luego de que David Cameron alcanzara el alto cargo que alguna vez hizo brillar dos veces el descollante Winston Churchill (1940-1945 y 1951-1955), figura emblemática del Reino Unido (RU) durante la Segunda Guerra Mundial. Cameron había prometido la consulta popular para que sean los propios británicos los que decidieran permanecer o no en la UE, y cumplió con su palabra. Nada más que por muchos esfuerzos que hizo para evitar un resultado adverso a su deseo de permanecer en la Unión, los habitantes del RU optaron por el Brexit o salida de la UE, precipitando su caída. En esas circunstancias apareció en la palestra política Theresa May, quien cumplió a cabalidad liderar un proceso ordenado hasta lograr un acuerdo con Bruselas, y lo hizo; sin embargo, sometido el pacto al escrutinio político, con el resultado de ayer, el Parlamento le ha dicho que rechaza todo lo negociado. Es verdad que May debe presentar un plan alternativo en una semana, pues el plazo para lograr cualquier resultado concordado con la UE vence el próximo 29 de marzo, y lo es también que la oposición acaba de presentar una moción para censurarla. La salida de la UE -en lo inmediato- no va a cambiar, pero el mayor problema es que se haga sin acuerdo, lo que sería letal para el RU y para la UE, pues uno de los mayores temores de los sectores financieros es que se produzca en forma desordenada. Realmente no veo a May con un inminente final político, porque hay diversos escenarios para que la salida sea lo menos traumática, y en ellos May sigue siendo circunstancialmente, a mi juicio, muy importante. Veremos.

tags