Opinión

Buen comienzo

Otro aspecto importante en este comienzo de mandato es la caída en la aprobación de Keiko y Kenji a 21% y 16%, respectivamente

15 de Abril del 2018 - 09:45 Pedro José de Zavala

Según la última encuesta de Datum, el presidente Vizcarra comienza su gobierno con un 55% de aprobación y solo un 19% de desaprobación. El 55% sigue siendo bajo para el inicio de un gobierno, pero queda un 26% que aún no se ha formado una opinión de que puede ser una gran oportunidad de mejora. Para esto se requiere que el Presidente mejore la credibilidad del Gobierno y consiga así el apoyo ciudadano.

La visita del jefe de Estado a los hospitales y su presencia en el incendio producido hace unos días en un almacén de llantas (comprometiendo la salud de los vecinos por la emisión de gases tóxicos) son gestos que contribuirán a poner a la población de su lado, más aún cuando nos enteramos de que nuestro multifacético presidente también es bombero. Estos gestos de cercanía y preocupación con los peruanos pueden fácilmente traducirse en una rápida mejora, más aún si consideramos que las expectativas sobre su gobierno son bajas. Únicamente el 30% de la población piensa que será un buen gobierno. Pero dentro de poco necesitará más que solo gestos.

Otro aspecto importante en este comienzo de mandato es la caída en la aprobación de Keiko y Kenji Fujimori a 21% y 16%, respectivamente. En el caso de Keiko, esta caída es una tendencia que se mantiene desde hace algunos meses, la que podría continuar en la medida que sigan apareciendo escándalos en Fuerza Popular. En el caso de Kenji, esta estrepitosa caída es consecuencia de los “mamanivideos”, los que le han pasado una importante factura. Es posible que estas tendencias también estén afectando al propio partido Fuerza Popular, comprometiendo su capital político frente a las elecciones regionales y municipales de este año, y probablemente a las del 2021.

Lo positivo de la caída de popularidad de los hermanos Fujimori es que hace poco probable que el Congreso plantee una política obstruccionista; por el contrario, la aprobación de Luis Galarreta, que subió de 14% a 30%, posiblemente por el gesto de la firma conjunta (con el presidente Vizcarra) de la Ley de Fortalecimiento de la Contraloría, demuestra que el acercamiento entre el Ejecutivo y el Legislativo es positivo para la población.

En resumen, un buen comienzo que esperemos el Presidente sepa capitalizar generando confianza en la población y logrando, en consecuencia, dinamizar nuestra economía.

tags