Opinión

Cambios en el agro

COLUMNA: Renato Sandoval González

14 de Junio del 2019 - 07:00 Renato Sandoval

Las cosas buenas siempre son superables. Por eso, la extensión del régimen agrario debería analizarse en el amplio contexto del empleador y el empleado. La Comisión Agraria intentará hoy llegar a un consenso sobre la ley de protección a este sector (N° 27360), si se amplía a 10 años más o se elimina. Gran parte de la economía del norte depende mucho de este dictamen.

La agroexportación ha sido uno de los sectores que más ha crecido en las últimas décadas, precisamente por la ley de protección agraria, que establece algunos parámetros extraordinarios sobre el marco laboral y arancelario. Por ejemplo, los empleados tienen 15 días de vacaciones anuales -algo que se quiere modificar- y aportan menos en EsSalud.

El Ejecutivo ha propuesto ampliar el aporte de EsSalud de 4.5% a 6% o entregarle 30 días de vacaciones al año a los trabajadores del campo. Este sería uno de los puntos de la discordia entre lo laboral y empresarial. Claro, le ha ido bien al sector, pero podría irle mejor si se amplían los derechos.

Tampoco es del todo cierto que solo gracias a esa ley creció la agroexportación. Lo hicieron los empresarios, los trabajadores y el Estado, a través de los diversos tratados de libre comercio (TLC) que firmó el país con potencias mundiales como los Estados Unidos y China, compradores de la mayor parte de nuestros productos, y Europa.

En El Comercio, manifestó el exministro de Agricultura Milton von Hesse, que es un error eliminar la protección al sector, que tanto crecimiento ha originado. Tan cierto como que el agro es estacional, que no emplea la misma cantidad de personal de campo (no administrativos) en etapa de producción que de cultivo. He aquí el debate de la estabilidad laboral.

Por lo tanto, la obligación del Estado es perfeccionar el agro nacional. Ya conseguimos que nuestras empresas sean competitivas, que generen ganancias y miles de empleos. Ahora, puede llegar el momento de que se mejoren los acuerdos laborales, sin perjudicar la formalidad del sector. Ya se despegó, ahora toca aterrizar cifras. 

tags