Opinión

Camilo Sesto y el otro concierto político

COLUMNA: JAIME ASIÁN

09 de Septiembre del 2019 - 07:00 Jaime Asián Domínguez

Camilo Sesto ya aterrizó en el cielo y, cómo no, lo recibió Juan Gabriel para un concierto eterno, divino, de otra dimensión.

De hecho, al verlo, Juanga le cantó: “Abrázame muy fuerte”. Y el español no tardó en corresponder con: “Vivir así es morir de amor”. El Divo de Juárez, divertido como es, al toque lo puso en onda: “¿Quieres bailar esta noche? Vamos al noa, noa, noa; noa, noa, noa, noa, noa; noa, noa, noa, vamos a bailar”. Y Camilo no se quedó atrás con: “Has nacido libre”.

Juan Gabriel soltó otra de sus obras maestras: “Querida”. A lo que Camilo Blanes Cortés, su nombre de pila, respondió interpretando: “Perdóname”.

A estas alturas, los ángeles se mostraban extasiados de tanta música condimentada con amor y vivencias terrenales.

Pero sigamos en el concierto empíreo. Juan Gabriel rasgó: “¿Por qué me haces llorar”? Y Sesto, con toda su fuerza escénica, entonó: “Piel de Ángel”. JG no podía olvidarse de “Amor eterno”. Y las lágrimas empaparon la gloria. Como CS tampoco iba a dejar en el tintero “El amor de mi vida”.

“Hasta que te conocí”, cantó JG, dando una vueltita. Acomodándose el cabello, CS contraatacó con “A escondidas”. “Yo no nací para amar”, gritó a los cielos Juan Gabriel. Y el intérprete nacido en Alcoy, España, bajó el telón con: “Si me dejas ahora”. Que en paz descansen tremendos ídolos del pueblo.

Dicho esto, esperamos que el concierto de acusaciones entre el Ejecutivo y el Legislativo por la propuesta presidencial de adelantar las elecciones generales al 2020 tenga una salida ya mismo, porque el país no puede estar en el limbo.

tags