Opinión

Carhuancho, el recusado

Columna del director de Correo Norte, Renato Sandoval

19 de Enero del 2019 - 10:47 Renato Sandoval

Leo a un amigo fiscal antifujimorista decir que, esta vez, el juez Richard Concepción Carhuancho se fue de boca y puso en riesgo su imparcialidad para seguir viendo el caso “Cócteles” que involucra a Keiko Fujimori y a su cúpula. Aunque suene impopular, concuerdo con ello.

Ubiquémonos en el lugar del procesado. Si a usted lo estuvieran investigando por un delito y el juez opina sobre su caso asegurando o sospechando su culpabilidad, le pregunto: ¿pensaría de todos modos que será imparcial en su juicio?, ¿no tendría un arma para recusarlo?, ¿podría confiar en su criterio?

Como ciudadano, Concepción Carhuancho tiene una opinión; ello está bien, pero su cargo puede limitarle ciertas libertades que otros podemos gozar. Si no lo cree, mañana el presidente del Jurado Nacional de Elecciones muestra su preferencia por un candidato y también debemos confiar en su imparcialidad.

Al magistrado Concepción Carhuancho le doy el crédito de ser una persona idónea para el puesto. No obstante, en este caso sí habría cometido un desliz en su función de magistrado las 24 horas del día. Siendo de extrema relevancia nacional, donde lo mediático influye rotundamente, no debió mostrar su calificación personal hacia quienes tiene como procesados.

Un abogado zorro como Humberto Abanto no ha hecho más que echarle mano a su código y presentar el pedido con argumentos válidos. Nos guste o no, haya argucia o no, la recusación contra Carhuancho encaja como anillo al dedo. Tal vez este juez se haya contagiado de los fiscales, quienes por la persecución del delito sí pueden mandarse contra los procesados.

Que el presidente Martín Vizcarra haya dicho que no comparte la recusación de Concepción Carhuancho no influye en nada, como tampoco incide su disconformidad por el cambio del magistrado. El fiscal superior Rafael Vela puede presentar su queja como corresponde y la respuesta habrá que respetarla.

Las marchas de protesta por este cambio del juez son legítimas, así como cada quien tiene el derecho de salir a quejarse por lo que considera arbitrario. El piso está parejo. Así como se aplaudió la justa reposición de los fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez, ahora debemos respetar la decisión de la justicia sobre el caso de Concepción Carhuancho.

tags