Opinión

Cerrón y Maduro

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

10 de Junio del 2019 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

Toda una vergüenza el haber visto al gobernador regional de Junín, Vladimir Cerrón, ganándose los aplausos del dictador venezolano Nicolás Maduro luego de alabar al chavismo y criticar los esfuerzos que hace el Grupo de Lima, promovido precisamente por nuestro país, para impedir que la tiranía de Caracas siga oprimiendo a los venezolanos, que por millones han ido abandonando su territorio casi con lo que tienen puesto encima.

Qué podrá pasar por la cabeza de Cerrón como para tomar la palabra en un evento prochavista en Caracas y salir en defensa de una dictadura que ha sumido a Venezuela en una crisis económica, social, política y humanitaria pocas veces vista en la región. ¿Eso quiere para el Perú este gobernador de Junín que en el 2016 postuló a la Presidencia del Perú antes de renunciar al darse cuenta de que no tenía apoyo de los electores?

Habría que ver qué dice sobre esto Verónika Mendoza, quien últimamente se ha mostrado muy próxima a Cerrón y a Gregorio Santos. Días atrás la señora estuvo en las calles de Lima exigiendo el cierre del Congreso y la convocatoria a una Asamblea Constituyente para elaborar una nueva Carta Magna, que siempre es el primer camino para una imposición de dictaduras que se perpetúan a través de reelecciones, como en Venezuela, Bolivia y Nicaragua.

Lástima que en pleno siglo XXI, y con toda la experiencia que deja la revisión de la historia pasada y muy reciente, haya algunos que sigan ofreciendo a los peruanos una “revolución” como las que ya se han visto fracasar una y otra vez. Por último, si tanto les gusta este tipo de régimen, Cerrón, Mendoza y Santos podrían irse a vivir a Venezuela, para “disfrutar” todos los días del chavismo que tanto se esfuerzan por traer a nuestro país.

Con la presencia de Cerrón ante el tirano Maduro, podemos ir viendo hacia dónde va la izquierda peruana con aspiraciones electorales en el 2021, que parece estar poniéndose cada vez más radical al notar que aquella de corte “moderado” no tendrá mayor éxito en las urnas luego de las millonarias corruptelas de Susana Villarán, quien desde inicios de esta década personificó a esta tendencia “progre” que por años se vistió de “reserva moral”.

tags