Opinión

CHAVISMO FRACTURADO

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

22 de Agosto del 2019 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

En política interna no existe la casualidad, y mucho menos en política internacional. La noticia de las conversaciones entre altos mandos del poder chavista y autoridades del gobierno de Donald Trump fue cierta. Concluyamos: 1° Desde que Nicolás Maduro comenzó a hacer y deshacer en el país conforme sus caprichos, ya sabemos que Washington ha estado buscando en todo momento el acercamiento, primero con disidentes confesos, y luego con los que podrían serlo, y eso me parece lógico y normal si lo que se quiere es acabar con la permanencia del régimen madurista, que no contando con apoyo popular real, se mantiene únicamente por el control que ejerce sobre las Fuerzas Armadas y sobre un armado hasta los huesos grupo de milicianos adictos y dependientes desde los tiempos de Hugo Chávez. 2° Lo relevante ahora es que algunos militares del entorno de Maduro por su encargo lleven adelante negociaciones con los gringos volteándose la torta, pues ahora es Maduro el que desesperadamente quiere dialogar y, para que no parezca debilitado, a veces suele mostrarse bravucón -frustra la reunión de Noruega y dicta medidas contra los venezolanos nacionalizados peruanos o chilenos decidiendo acciones arbitrarias y abusivas para su retorno al país-, cuando en realidad el dictador está llevando la procesión por dentro. 3° El acercamiento venezolano, entonces, desnuda dos cuestiones: el enorme hermetismo que ha producido a la cúpula y al propio Maduro el congelamiento total de las cuentas del país en EE.UU., y la altísima probabilidad de que terminen presos y condenados por la Corte Penal Internacional, donde los expedientes que los imputan responsables de delitos de lesa humanidad podrían decidir sus suertes. 4° Hace poco dije en esta misma columna que Maduro y sus gendarmes harían cualquier cosa para no terminar entre las rejas. Ahora sabemos las razones por las que Diosdado Cabello habría encabezado los diálogos con gente de la Casa Blanca. 5° Finalmente, un asunto que salta a la vista es que la cínica negación de Cabello de las referidas conversaciones con Washington y las declaraciones contrarias del propio Maduro enmendándole la plana corroboran la fractura chavista y han descubierto la aprovechada actitud de Cabello para ensanchar el marco de las negociaciones -que excluyan a Maduro- buscando salvar su pellejo.

tags