Opinión

Colón y el cambio de los paradigmas en el mundo

COLUMNISTA: Miguel Ángel Rodríguez Mackay

12 de Octubre del 2019 - 07:30 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

El descubrimiento de América, el 12 de octubre de 1492 -hace 527 años-, cambió los paradigmas hasta ese momento vigentes en el mundo. Lo voy a explicar.

La milenaria tesis de Ptolomeo de que la Tierra estaba estática y de que era el centro del Universo fue enterrada para siempre, superponiéndose, en cambio, la de Nicolás Copérnico –heliocéntrica, luego defendida por el no menos célebre Galileo Galilei- que sostenía que el Sol era centro del Cosmos y la Tierra, en cambio, la que giraba, confirmando la redondez del planeta. Los grandes viajes de circunnavegación fueron la demostración irrefutable de este enorme paso dado por la humanidad. El descubrimiento, entonces, en plena Edad Moderna, produjo la primera gran globalización de la sociedad internacional. Pudo haber sido Portugal, pero los Reyes Católicos, sobre todo Isabel, tuvieron más perspectiva y osadía que los de la Casa de Lisboa, a pesar de que tuvieron en Enrique El Navegante, fundador de la afamada Escuela de Sagres, a uno de los mayores impulsores de los viajes ultramarinos. España en ese momento no solo se libraba, finalmente, de la invasión de los árabes, afincados por 8 siglos, sino que a la par de alcanzar su unidad política, emergió como el mayor hegemón de los siglos XV y XVI. Su poder quedó reflejado en el Tratado de Tordesillas firmado con Portugal, dividiéndose el mundo. España cargó en la Niña, la Pinta y la Santa María, además de la religión, el derecho de Castilla y sus descubridores al servicio de la Corona al contacto con los aborígenes americanos, impusieron el derecho de la conquista y, más tarde, instalado el virreinato, decidieron como régimen el derecho indiano. Aunque no existe conquista en la historia universal que no fuera violenta, la América de aztecas, incas, mayas y chibchas tuvo suerte al caer en manos de España, pues los comanches, pieles rojas, y apaches de Norteamérica fueron exterminados y los sobrevivientes reducidos a las reservaciones para evitar el sincretismo entre anglosajones y aborígenes. El descubrimiento, entonces, que fue inexorable e inminente, cambió al mundo.