Opinión

¿CÓMO SERÁ EN ADELANTE EL DISCURSO DE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR?

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

03 de Julio del 2018 - 07:00 Miguel Ángel Rodriguez Mackay

Para nadie fue una sorpresa la contundente victoria electoral de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el candidato de la izquierda mexicana, que la ha llevado al poder por primera vez en la historia política de este importante país latinoamericano. Para el popular AMLO, que ha sepultado a la clase política tradicional de México, la segunda economía de la región, llegar a la Presidencia de su país era un reto personal. Hasta en tres oportunidades había quedado relegado. Es curioso que no haya habido un movimiento drástico en las bolsas de valores tras su triunfo, más aún si conocemos que ha tenido un discurso verdaderamente contestatario, marcando distancia con la retórica de las élites políticas, que no hicieron nada por México. AMLO se ha mostrado hasta ahora por signos que a la gente le han gustado: anunció que no viviría en la residencia oficial de Los Pinos, como lo han venido haciendo los presidentes de turno; no viajará más en el costosísimo avión presidencial por considerarlo oneroso y una completa frivolidad para el sufrido pueblo que lo ha pagado con esfuerzo. Desde su primer sueldo como jefe de Estado, cobrará solamente la mitad y su esposa se despojará del cliché de primera dama. Como esas medidas, hay otras que adoptará en el futuro inmediato, pero realmente no serán las trascendentales para un país como México, donde cerca del 45% de la población vive en pobreza y un 10% en extrema pobreza. AMLO lo ha ganado todo de a pocos, como todo político inteligente que siempre supo apreciar a las bases de su partido. Ahora está por verse si su discurso contra el gobierno de Donald Trump se mantendrá frontal como el que tiene el venezolano Nicolás Maduro. Frente a unos resultados realmente prístinos y donde los candidatos derrotados han expresado sus públicas felicitaciones al flamante presidente mexicano, está claro que AMLO deberá esforzarse para que el pueblo, desencantado de los políticos de siempre, y que lo acaba de ungir, se muestre siempre optimista. Sí preocupa que la actitud de rechazo ciudadano se repita de esa manera en otros países.

tags