Opinión

​Comprando el pensamiento progre

¿Dónde estábamos en los 80 cuando debatíamos si Perú era viable como país y Estado y dónde nos ubicamos hoy?

27 de Enero del 2018 - 07:25 Eugenio D'Medina Lora

La premier Mercedes Aráoz sostuvo sorpresivamente esta semana en el World Economic Forum de Davos -nada menos- que los gobiernos de países emergentes, como el nuestro, había “comprado demasiado pronto” la globalización. Sorpresivo mensaje de alguien que ha sido ministra de Economía y además de Comercio Exterior, en un Gobierno que se benefició como pocos de la década expansiva de los años 2000. Por formación profesional, estoy seguro de que tiene clarísimo cuáles son las ventajas de contar con mercados mundiales abiertos en vez del proteccionismo de los años 60 y 70, cuando campeaba la CEPAL y sus tesis de que el enriquecimiento de unos países era a costa del empobrecimiento de otros. Sin embargo, estas declaraciones tienen el efecto multiplicador de la resonancia que genera su cargo y el foro en que las pronunció. ¿Estamos dando al mundo la impresión de que renegamos de nuestro modelo, del mismo modelo que, con altas y bajas, nos ha regalado casi las tres décadas de mayor progreso del país? ¿Dónde estábamos en los 80 cuando debatíamos si Perú era viable como país y Estado y dónde nos ubicamos hoy? Si no hemos avanzado más es precisamente por lo contrario de lo que dice nuestra Premier: porque no hemos comprado el paquete completo de la globalización. Y por eso, luego de la estabilización y la posterior apertura al mundo con los TLC, nos entró miedo escénico y nos globalizamos con gotero. ¿Cuándo fue eso? Cuando economistas como Mercedes Aráoz se compraron el mensaje “progre” poco a poco, sin darse cuenta, y coparon los multilaterales con una agenda del miedo a la globalización y al capitalismo. Es tiempo de despertar y sacudirse de la resaca impuesta por el pensamiento “progre” que hizo quebrar a Europa, ralentizar a EE.UU. y romper economías potentes como la brasileña, la argentina y -desde luego- la venezolana. El camino hay que retomarlo con determinación.

tags