Opinión

Congreso avasallador

Columna de Ronnie Jurado

19 de Diciembre del 2017 - 07:16

Keiko perdió las elecciones frente a PPK pero -hasta ahora no entiendo- obtuvo una amplia mayoría en el Congreso, y desde ahí pretende gobernar un país que no la ha elegido presidenta.

Como la Fiscalía la está investigando por lavado de activos y reabrieron el caso de Joaquín Ramírez, entonces ordenó destituir al fiscal de la Nación, y con una celeridad increíble la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales ya aprobó la primera etapa. Además también se quiere tumbar el Tribunal Constitucional y, prácticamente, imponernos autoridades totalmente manipulables (si cae el TC, quien nombra a los nuevos miembros es el Congreso).

Rosa Bartra, presidenta de la comisión “Lava Jato”, sin tener acuerdo de comisión y de manera silenciosa cursó carta a Odebrecht para que le informe si la delincuencial constructora hizo depósitos a la empresa del Presidente, eso ya es violación del debido proceso.

¿Por qué no le pide también a Odebrecht que informe si le hizo depósitos o entregó dinero a Keiko, o que amplíe el famoso mensaje “aumentar 500 a Keiko eu fazer visita”? Bartra no representa a un Congreso que busca la verdad, representa los intereses de Keiko, eso ya está claro. Luego, siguiendo un libreto sale Salaverry y le da plazo al Presidente, y anuncia vacancia en caso no renuncie.

El Presidente le debe explicaciones al país, obviamente y tendrá que hacerlo, y después de eso recién se debe ver si hay razones para vacarlo, y de ser así votar la vacancia; así es el debido proceso. El país debe tener claro que se trata de una muerte por encargo.

    Más de