Opinión

​Contraofensiva del blindaje de la corrupción

¿Por qué tanto interés en desacreditar los intentos por develar la corruptela alrededor del conglomerado brasileño? ¿Por qué tanto ataque orquestado y sincronizado?

09 de Diciembre del 2017 - 07:36 Eugenio D'Medina Lora

La noticia política de esta semana fue la encarcelación de algunos representantes de las empresas vinculadas a Odebrecht, que parece que tocó fibras ultrasensibles en varios y aceleraron las pulsaciones en otros. ¿Preocupación? No es para menos: al parecer, los ricos también pueden llorar ahora en el Perú. Vamos a ver si se sigue con estudios de abogados que asesoraron a estas empresas, por ejemplo. Sin embargo, la reacción sorprendió al hacer su aparición, parafraseando a Marx, algo así como el “ejército moral de reserva del Perú” para apresurarse a blindar a los involucrados en la mafia Odebrecht. ¿De dónde tanto interés en mantener todo en baja voz “en aras de la gobernabilidad”? ¿En serio? Columnistas de la derecha aristocrática -que incluye a algunos liberales de cóctel- se dieron la mano con opinólogos caviares para cerrar filas. El blanco principal ha sido la congresista Yeni Vilcatoma, que no tiene bancada que la respalde y que cual Quijote se enfrenta en solitario al abroquelado blindaje tejido alrededor del caso Odebrecht. Pero ahí seguido, la comisión “Lava Jato” y el partido naranja con su mayoría congresal también recibieron fuego cruzado. Y para no correr riesgos, en paralelo, nunca está de más una frondosa y espesa “cortina de humo”. Porque se podrá ahora decir lo que quieran del allanamiento a los locales de Fuerza Popular, a pesar de que los partidos involucrados con la mafia brasileña son fundamentalmente otros. Pero lo concreto es que, por arte de magia, desapareció de las primera planas de noticieros y diarios el escándalo de los señorones socios de Odebrecht. Sigue siendo el fujimorismo una excelente cortina de humo. ¿Por qué tanto interés en desacreditar los intentos por develar la corruptela alrededor del conglomerado brasileño? ¿Por qué tanto ataque orquestado y sincronizado? Es cosa de leer entre líneas nomás. 

tags