Opinión

Corruptos grandes y chicos

Columna: IVÁN SLOCOVICH

17 de Noviembre del 2017 - 07:30 Iván Slocovich

Por estos días, la atención está centrada en los presuntos nexos nada santos entre la corrupta y corruptora empresa Odebrecht y políticos de factura mayor como Alan García, Keiko Fujimori y hasta el propio presidente Pedro Pablo Kuczynski, además del prófugo Alejandro Toledo y del reo Ollanta Humala. Sin embargo, eso no debería quitar que el Ministerio Público y los peruanos echemos una mirada hacia otros lados.

Y es que los actos de corrupción que alcanzan a los gobiernos de Toledo, García y Humala tienen que haber contado con la participación de la inmunda mano de funcionarios públicos de distintos niveles; estos personajes -hasta donde se sabe- no están bajo la lupa del Ministerio Público, salvo algunos peces medianos y chicos del segundo gobierno aprista que están tras las rejas de manera preventiva, como Jorge Cuba y Edwin Luyo.

Está muy bien mirar a expresidentes y a líderes políticos; pero ¿qué hay con el resto?, ¿qué pasa con los ministros, viceministros y miembros de directorios y comités que entregaban las licitaciones a los que venían con plata en mano para aceitarlos? De otro lado, ¿por qué todo se centra en Odebrecht y en algunas otras empresas brasileñas?, ¿eran las únicas que tenían como “política” sobornar a autoridades corruptas y de bolsillo hambriento?

Asimismo, habría que ver si el Ministerio Público también apunta a la corrupción de los gobiernos regionales y de las municipalidades donde empresas grandes y pequeñas también pagaban por ganar licitaciones. ¿Qué fue de los famosos “diezmos”? La corrupción por hacer veredas y obras de agua y desagüe también es corrupción; se debe sancionar tanto al funcionario público como al que le rompe la mano.

Mientras esto no ocurra, los peruanos seguiremos pensando que acá la impunidad campea y que al corrupto, al vivazo y al sinvergüenza nunca le pasa nada. El Ministerio Público tiene que dar señales de que está haciendo bien su trabajo, pues por lo visto hasta ahora las cosas caminan a paso de tortuga. Que los fiscales afinen la puntería en las regiones para que vean cómo hay varios que están pasando piola. ¿Por qué?

tags