Opinión

Cosas de chicos

​Valentina Shevchenko ha sido cinco veces campeona mundial de muay thai y dos de kickboxing. María Elizabeth Hinostroza y Ángela García se convirtieron este año en las primeras mujeres de la historia del Perú en obtener el grado de general de la Policía Nacional. Tres casos ejemplares de mujeres que triunfaron haciendo “cosas de chicos”

31 de Enero del 2017 - 07:17 Ariana Lira

Valentina Shevchenko ha sido cinco veces campeona mundial de muay thai y dos de kickboxing. María Elizabeth Hinostroza y Ángela García se convirtieron este año en las primeras mujeres de la historia del Perú en obtener el grado de general de la Policía Nacional. Tres casos ejemplares de mujeres que triunfaron haciendo “cosas de chicos”.

El viernes, miles de personas marcharon hasta el Minedu en contra de la “ideología de género” en el currículo escolar. Entre los principales reproches que se le hacen a esta supuesta ideología está la idea de que niños y niñas pueden hacer las mismas cosas. “¿Te gustaría que tu hija juegue con carritos?”, se lee en uno de los volantes.

Lo que los marchantes olvidan es que esta diferenciación forzada entre lo que debe hacer un niño y una niña se traducirá más tarde en una desigualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Una niña con talento en cualquier ámbito tradicionalmente reservado para los hombres no se atreverá a explotarlo o no será tomada en serio. Lo mismo ocurrirá con aquellos niños que encuentren su felicidad en actividades socialmente consideradas femeninas.

No hay prueba científica que demuestre que quienes tienen genitales masculinos deben jugar con carritos y no bailar ballet. Ello es una mera creación cultural, absolutamente corregible en aras de una verdadera igualdad de oportunidades.

Me pregunto qué hubiera sido de las vidas de Valentina, María Elizabeth y Ángela si es que hubieran sido encasilladas en lo que la cultura manda. ¿Qué le hubieran dicho los padres de estas exitosas mujeres a quienes protestan porque los sexos cumplan el rol impuesto? Al menos yo les hubiera dicho algo: con mis hijos no se metan.