Opinión

Crimen organizado

Lo que viene ocurriendo en el Perú en materia de lucha anticorrupción parece una etapa sin precedentes.

13 de Diciembre del 2018 - 06:00 Luis Alfonso Morey

Frederick Martens, jefe de inteligencia del crimen organizado de la policía estatal de Nueva Jersey, decía que erradicar el crimen organizado era pura fantasía. La erradicación completa resulta utópica, pues los mafiosos siempre encontrarán la forma de burlar la ley o de influir para hacer leyes a su medida. Corruptos y corruptores se encuentran tarde o temprano y harán de las suyas en tanto no exista un sistema que sancione severamente esas conductas.

Lo que viene ocurriendo en el Perú en materia de lucha anticorrupción parece una etapa sin precedentes. Nunca antes habíamos visto a personas con tanto poder económico y reconocimiento social en el banquillo de los acusados o privados de su libertad. Si bien hay excesos y el Poder Judicial debe atender debidamente cada caso, quizá todo esto sirva para que quienes planean delinquir, o buscan seguir haciéndolo, lo piensen dos veces.

Las iniciativas privadas en materia de lucha anticorrupción esta vez parece que van en serio. El Consejo Privado Anticorrupción busca que empresarios y ejecutivos se comprometan de verdad con las buenas prácticas. Una tarea titánica teniendo en consideración que la corrupción en el Perú es endémica y se da a todo nivel.

Las empresas que liderarán el futuro serán las que sean capaces de hacer frente a la corrupción y no sean parte de ella. Ha llegado la hora de que la integridad sea tan importante como la efectividad que muchas veces se reclama desde el mundo corporativo.

tags