Opinión

Crisis y pereza

Estas crisis son pruebas y retos a nuestra pereza, al ingenio y al desgaste físico, pero a muy pocos se les vio dispuestos a ofrecer brazos y voluntades desinteresadas.

21 de Marzo del 2017 - 07:01 Rolando Rodrich

Estoy tentado a pensar que así como en el mundo animal, entre las personas también existen individuos con ponzoña, cuyo organismo produce veneno y que, obligados por el instinto, su naturaleza les obliga a causar daño. Son los que andan buscando la conspiración, los que ven el vaso medio vacío, los que de antemano ya sospechan que las cosas irán mal: piensa mal y acertarás. Lo digo porque algo de eso vi el pasado fin de semana, cuando el Gobierno Regional de Piura convocó a los representantes de las instituciones piuranas (Piura es la región, no la ciudad, lo subrayo porque también quieren que el centralismo nos divida). Sentado atrás, en un enorme auditorio lleno, se observa mejor cómo se mueven y coordinan quienes no hablan en voz alta, no piden el micrófono, no dan la cara ni son transparentes y espontáneos. Prefieren el tumulto, la bulla anónima, y deslizan las palabritas que les encanta -paro regional-, a ver si el coro se convierte en aclamación. Ni el gobernador ni el arzobispo de Piura y Tumbes -por citar a dos de la mesa principal- le temen al paro, es más, lo dijeron y consideraron como última opción si es que el gobierno central diera señales de querer hacer las cosas mal en el manejo de esta crisis y la reconstrucción. Estas crisis son pruebas y retos a nuestra pereza, al ingenio y al desgaste físico, pero a muy pocos se les vio dispuestos a ofrecer brazos y voluntades desinteresadas. ¿Saben qué querían? Participar en las obras… Me imagino que para que el robo no esté centralizado en Lima, ¿o para descentralizarlo? Puede que tenga mala memoria, pero no recuerdo que algún colegio profesional (abogados, ingenieros, arquitectos, etc.,) haya sancionado o expulsado de sus filas a coimeros o contratistas que nos estafaron con las obras de pésima calidad que hoy el agua se encarga de mostrarnos. Entre los periodistas tampoco, por si acaso. Para eso sí sabemos hacernos los distraídos, si es que no es espíritu de cuerpo. Tengamos cuidado con todo aquello que pretenda romper la unidad de los piuranos.

tags