Opinión

A cuatro años de la Haya y en Tacna todo sigue igual

COLUMNA: Héctor Mayhuire Rodríguez

29 de Enero del 2018 - 07:00 Héctor Mayhuire R.

Un problema que predomina entre nuestros gobernantes es la gran cantidad de promesas que formulan a la población para ganarse su respaldo o para salir de un apuro. Esto se agudizó en los últimos años.

La mayoría de alcaldes, gobernadores regionales y representantes del gobierno central, encabezados por quienes dirigen los destinos del país, incumplen promesas, faltan a su palabra y los acuerdos de actas caen en saco roto.

El escritor español Francisco de Quevedo y Villegas, hace más de cuatro siglos, escribió: “Nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir”. Y razón tiene, pues estamos acostumbrados a escuchar promesas y más promesas que al final quedan en un rincón. El sábado último, por ejemplo, la población de Tacna recordó sin pena ni gloria el cuarto aniversario del fallo de la Corte Internacional de La Haya, que puso fin al diferendo marítimo entre Perú y Chile. El gobierno de turno de ese entonces, al mando de Ollanta Humala, se comprometió con una serie de ofrecimientos y la mayoría nunca se concretó.

Es el caso con los pescadores de la playa Santa Rosa, quienes el sábado se vistieron de luto para expresar su molestia contra el gobierno central y regional de Tacna (GRT) por incumplir las promesas que les hicieron.

Uno de esos ofrecimientos fue construir un atracadero en la playa, sin embargo, no hay nada. “Los pobladores de Santa Rosa están en las mismas condiciones de cuando se dio el fallo de La Haya”, es lo que expresa la gente del lugar. Y es verdad eso, el Gobierno no honró su palabra.

Por este tipo de olvidos de promesas surgen los conflictos sociales en el país, situación que debe cambiar.

tags