Opinión

​Cuestión de confianza para el presidente

La evaluación de la capacidad moral de un gobernante no es tangible; es más bien una cuestión de confianza

17 de Diciembre del 2017 - 07:10 Editorial

La decisión que tomen los congresistas frente a la vacancia del presidente Pedro Pablo Kuczynski tendrá sin duda enorme implicancia en el desarrollo social, económico y político del país. No solo porque se trata de la salida de un jefe del Estado, sino por todo lo que implica declarar a un personaje de su investidura como “insolvente moral”.

Y aunque el término es ciertamente abstracto, si de hechos se trata, su significado político es tan sensible, como la estabilidad de la estructura de un gobierno que empieza a resquebrajarse por la falta de buenas decisiones y la pérdida de confianza de los ciudadanos.

La evaluación de la capacidad moral de un gobernante no es tangible; es más bien una cuestión de confianza, se basa en una decisión política que, en este caso, deja al desamparo a Kuczynski ante una abrumadora mayoría opositora, ahora refrendada por las bancadas que abogaron por la salida (renuncia o vacancia) del Mandatario.

Siendo así, el Presidente no se debe preocupar únicamente de demostrar que no hubo algo irregular en el pago de Odebrecht por asesoría a una empresa de su propiedad, cuando la firma brasileña contrataba con el Estado, sino que también deberá convencer a sus opositores de que puede o debe seguir al frente del país.

Casi podríamos decir que la suerte está echada, pero en política nada es cierto ni definitivo. Solo queda apelar a la mejor voluntad de los parlamentarios y del propio Jefe del Estado y quienes lo rodean, para encontrar la mejor salida a una crisis que se veía venir y que, por lo mismo, pudo ser evitada con solo decir la verdad oportunamente. 

tags