Opinión

De estrellas a estrellados

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

26 de Abril del 2018 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

Qué tiempos aquellos en que se hablaba del “milagro peruano” luego de que en poco más de una década se logró reducir drásticamente el número de pobres en el Perú, gracias al fomento de las inversiones que generan empleo y a la aplicación de políticas fiscales responsables, a lo que sumó el elevado precio de los minerales y cierta estabilidad política que al menos hacía que tengamos en claro que los presidentes debían cumplir su mandato de cinco años pese a las turbulencias.

Sin embargo, en 2011, con la llegada de Ollanta Humala al poder gracias al antifujimorismo, todo cambió pese a que entre la primera y la segunda vuelta electoral el comandante se moderó y dejó de lado la camiseta del chavismo. Lo cierto es que proyectos mineros como Conga y Tía María fueron dejados de lado por debilidad del Estado, mientras que inversiones como la Línea 2 del Metro de Lima y la segunda pista del Jorge Chávez se la pasaron “trabadas”.

No obstante, lo más lamentable del gobierno de Humala fue que instauró la errada filosofía de “incluir para crecer”, que se tradujo hasta en la creación de un ministerio de programas sociales, en lugar de aplicar la necesaria lógica de “crecer para incluir”. Se priorizaron Qali Warma y Pensión 65 -que no son malos como paliativos ante la necesidad-, cuando debió fomentarse la inversión privada que genera empleo y permite a la gente salir de la pobreza de manera productiva.

Luego vino el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, que desde sus primeros meses vivió en medio de la inestabilidad y del lío político con el fujimorismo. La economía nunca caminó bien pese a la profesión de PPK y ahí están los resultados de todo lo mencionado: por primera vez en este nuevo siglo, se incrementa el número de pobres en el Perú. Quizá la medición tenga sus debilidades y cuestionamientos, pero lo que queda claro es que hacia arriba no vamos de ninguna manera.

Durante varios años, fuimos la estrella de América en cuanto a crecimiento económico y reducción de la pobreza. Hasta provocábamos envidia. Hoy nos damos cuenta de que nos hemos ido de cara y nos hemos estrellado, en gran parte por la irresponsabilidad de los políticos. Irónico que incluso algunos exministros de Humala y de Nadine Heredia se laven las manos y culpen a otros. ¿Podrá el gobierno del presidente Martín Vizcarra revertir los fríos indicadores?

tags