Opinión

Descentralización, fraccionamiento y recentralización educativa

COLUMNA: IDEL VEXLER

23 de Octubre del 2018 - 07:00 Idel Vexler

La Ley General de Educación (LGE) establece que la gestión educativa es descentralizada. Su instancia central y protagónica es la institución educativa. Sus niveles intermedios son las Direcciones Regionales y las Unidades de Gestión Educativa Local. El órgano rector a nivel nacional es el Ministerio de Educación.

Sin embargo, con la asignación de las competencias nacionales a los órganos intermedios, del 2006 al 2011 se observó una tendencia a la desarticulación de la gestión, que no permitía muchas veces que las políticas nacionales se concretaran en un marco de diversificación a nivel de todo el país.

Ante esta situación, en los últimos años el Minedu desarrolla inconvenientemente un proceso gradual de recentralización. Esto se puede observar en casi todos los programas pedagógicos e institucionales, los cuales cuentan con profesionales destacados en las jurisdicciones educativas del interior.

Por eso, durante nuestra corta gestión iniciamos la tarea de fortalecer los órganos descentralizados, generando plazas presupuestadas para 1500 especialistas en matemática, comunicación, ciencias, tutoría y convivencia escolar, así como de interculturalidad e inclusión educativa, utilizando progresivamente el presupuesto del 50% de órdenes de servicios y contratos del personal destacado fuera de Lima. Dejamos, también, un proyecto de ley para que los directores regionales fueran evaluados anualmente por el gobierno regional y el Minedu.

No se debe olvidar lo que dice la LGE en su artículo 63: “La gestión del sistema educativo nacional es descentralizada, simplificada, participativa y flexible. Se ejecuta en un marco de respeto a la autonomía pedagógica y de gestión que favorezca la acción educativa. El Estado, a través del Ministerio de Educación, es responsable de preservar la unidad de este sistema”.

tags