Opinión

DIOSDADO CABELLO CONVERSA CON EE.UU.

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

20 de Agosto del 2019 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Diosdado Cabello, el hombre más poderoso de Venezuela, después de Nicolás Maduro -por lo menos eso es lógicamente lo que sabemos y creemos en la medida en que Maduro es el presidente de facto-, habría sostenido conversaciones con altos funcionarios estadounidenses. De ser cierta la información que ha discurrido por los principales medios del mundo, realmente no me sorprende. Lo voy a explicar. En cuanto a Washington, siempre será mejor negocio llegar a acuerdos que resolver los problemas por las malas. La diplomacia y la inteligencia estadounidenses siempre van de la mano, una realidad que no sucede como regla en los países de América Latina, y mucho menos en el Perú, dejando intacto el esforzado buen trabajo que realizan, cada uno por su lado, nuestros diplomáticos y expertos en inteligencia de la DINI y de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional del Perú. Los gringos penetran hasta los lugares y espacios considerados inaccesibles o imposibles, y ello porque saben trabajar en equipo. La CIA habría tenido sus recursos profesionales para llegar hasta Diosdado Cabello, y eso tiene su mérito. A estas alturas del partido para Maduro y la cúpula de militares asaltantes del Estado venezolano que lo mantienen en el cargo de facto, la noche -que ya les ha llegado- estaría comenzando a producir sus esperados efectos. Es probable que Cabello, ambicioso y envidioso crónico -le dolió y mucho que el desaparecido Hugo Chávez, prefiriendo a Maduro, no lo designara casi medievalmente como su sucesor-, busque negociar su libertad y la de sus camaradas más cercanos y que los exima de las inevitables imputaciones penales por violación de derechos humanos -Corte Penal Internacional- o por corrupción hasta los huesos, a cambio de que dejen el poder. Cabello sabe que no es inteligente persistir en retenerlo por el desgaste de la dictadura y el desprecio casi generalizado de la sociedad venezolana. Sabe, además, del final funesto de muchos políticos asaltantes de las arcas del Estado en América Latina que terminan presos, y no sería inteligente -en su entender- también pasar por ese desenlace. Sin las gollerías por los repartos de los millones de dólares del tesoro de Venezuela, por las duras medidas adoptadas por el gobierno de Donald Trump, estaría creyendo que persistir en retener el poder sería realmente en vano.

tags