Opinión

Disculpe, señor presidente, pero usted está bien c...

Columna: ROLANDO RODRICH

31 de Octubre del 2017 - 07:00 Rolando Rodrich

El día que un gobernador regional de Piura, cualquiera, coja el micrófono y le diga: “Disculpe, señor presidente, pero con todo respeto, usted está bien c... si cree que va a venir a decirnos que nuestras críticas son ladridos; no nos puede equiparar con los perros”, ese día habrá mejorado nuestra fama. Es que la fama -la mala fama- de bonachones que tenemos actualmente no nos ayuda. Nos pinta como acojudados, que no reaccionamos, o que lo hacemos tarde, cuando ya se nos treparon. No se trata de ser malcriados, ofensivos, groseros o violentos. Se trata simple y sencillamente de que se enteren -los demás- que sabemos poner las cosas en su debido lugar porque, como dicen, respetos guardan respetos. “Oye, si vas a Piura ten cuidado con lo que hablas, porque esos piuranos no aguantan pulgas y te la cantan claro, y si es con micrófono y delante de la multitud, peor, anda con cuidado”. Pero si hasta los piuranos celebramos que esa es la fama de los arequipeños, o de los huancas, que de guerreros les viene la raza. Del norte, nada; si Chiclayo es la capital de la... ¡Amistad! Somos la dulzura encarnada en una raza que soporta que su ciudad esté como una porqueriza que unos extraterrestres vienen a observar desde el aire, en helicópteros. Pero vayamos por partes y cucharadas. Nadie puede creer que el señor presidente sea un tipo agresivo; por el contrario, tira para manganzón, por lo que para qué rasgarnos las vestiduras por lo del lenguaje canino. No es una cuestión de fondo, sino de forma más bien. Sin embargo, si estas formalidades, que responden a una forma de pensar -lo que ya es una cuestión de fondo-, se aceptan, seguiremos sufriendo las consecuencias de esa actitud. Corresponde entonces que su excelentísimo presidente se disculpe explicando que parafrasear al ingenioso don Quijote de la Mancha fue desafortunado.

tags