Opinión

Distrito lavandero...

25 de Enero del 2013 - 04:07 Aldo Mariátegui

- ¿Saben cuántos de más de 4600 profesores aprobaron -hablo de la nota 11 para arriba- este domingo el examen de contratación para plazas de maestros públicos en la región Lambayeque? Tan solo 64 postulantes, según leí ayer en La República. Ni me doy el trabajo de sacar el porcentaje que esto representa, porque es ínfimo... Y como la situación era catastrófica, la gerencia regional bajó a 10.5 la anota aprobatoria y así pasaron... 225 postulantes. Estupefacto, conseguí el examen. Y no era nada del otro mundo. No digo que era regalado, pero sí muy "aprobable". Comprensión elemental de textos, los típicos dibujitos y secuencias, algo de cultura elemental (como quién preside actualmente el Congreso o qué Constitución fue la primera en darle el voto a los mayores de 18 años) y preguntas ya de tipo pedagógico, que me imagino cualquier postulante debe haber aprendido durante su carrera. Este desmoralizador resultado grafica la debacle de la educación pública nacional, pues ya hasta el cansancio se ha probado que la calidad del maestro es la piedra fundamental de la educación. A este paso, ya creo que la única solución en el Perú va a ser el continuo incremento del porcentaje de escolares que acceden a la educación privada (según Trahtemberg, ya estos son la mitad en Lima y Arequipa), fenómeno en crecimiento que se viene dando desde hace años por la mejora económica y porque quien puede pagar, prefiere apostar por una educación privada para sus hijos.

No digo que esto sea bueno. La educación escolar privada es muchas peor que la pública (aunque aquí los padres pueden escoger el colegio o presionar por una mejor educación). Y es una tragedia que por el bolsillo haya gente humilde que no acceda a una buena educación -lo que sí considero una obligación del Estado, junto a Defensa, Seguridad, Salud y Transporte- y esté condenada a que el SUTEP lobotomice su cerebro.

- Me imagino que la alcaldesa Villarán debe ser un personaje sumamente impopular en San Juan de Lurigancho -el distrito más poblado del país- y que el voto a favor de su revocatoria va a arrasar allí. Su millón de habitantes sigue encajonado y con salidas lentas porque la habilitación de los túneles que le daría un acceso rápido al distrito del Rímac sigue a ritmo de tortuga bajo la gestión edil villaranista. Y ahora la alcaldesa sale a decir que las mujeres de este pujante distrito son las "lavanderas" de las señoras de La Molina... Cuando me lo contaron, no lo creí, pero luego vi el video entre alucinado y divertido. ¡Cómo se puede ser tan clasista siendo una lideresa de izquierdas! ¿No se da cuenta de lo ofensivas que son esas palabras? ¿No se ha percatado de que SJL ya no es un sitio muy pobre, como hace 40 años, que tan solo le daría la oportunidad de ser "lavanderas" a las mujeres que lo habitan? Eso demuestra un mapa mental de Lima muy clasista, donde las lavanderas, los mayordomos y las sirvientas (un poco más y usa ese término) viven allí y las patronas allá. ¿La "inclusión social" de esta izquierdista es que las lavanderas se movilicen más rápido? La metida de pata del "potoaudio" de Lourdes es chancay de a veinte frente a esta desbarrada y hasta Claudia Dammert como que ya pasa piola frente a esta monumental declaración. ¿Creerá Villarán ahora que las "lavanderas" de los distritos emergentes van a estar en contra de la revocatoria?

¡Las lavanderas unidas jamás serán vencidas!

- Me sigue sorprendiendo cómo algunos medios no sacan una sola línea de la millonaria compra de una mansión por parte de la suegra de Toledo. Van dos días y ni una línea en el papel o web... En algunos, como La República (que ya lo sacó por lo menos en web. ¡Lo de Claudia Dammert sí no lo publicaron nunca!), D-16 o La Primera, me lo esperaba. Pero no en otros... Ni una línea...

- ¡Qué tal patinada de los villaranistas con las escaleras! ¡Se cayeron por esas 1200 escaleras!

tags