Opinión

​Doble rasero

Cuando Lori Berenson puso un pie en la calle antes de cumplir su sentencia, ¿pitearon?

30 de Diciembre del 2017 - 07:36 Iván Slocovich

Con la excarcelación de Alberto Fujimori ha quedado muy claro el doble rasero de esos que se hacen llamar “defensores de los derechos humanos” y en general de la izquierda local, que sale a marchar y reclama por la puesta en libertad del expresidente condenado por asesinato y corrupción, pero callan por los terroristas indultados -incluso por cuadros de diabetes- y hasta indemnizados con nuestra plata pese a los brutales crímenes que cometieron.

Claro, los terroristas sí tienen derecho a ser indultados y hasta a recibir dinero como sucedió con el terrorista chileno Jaime Castillo Petruzzi. ¿Alguien salió a hacer una marcha cuando se pagó una reparación a este secuestrador y asesino? Cuando Lori Berenson puso un pie en la calle antes de cumplir su sentencia, ¿pitearon? ¿Alguien tomó en cuenta cómo se sentían por esto los familiares de las víctimas del MRTA?

¿Se pusieron a pensar en la opinión de los deudos del general Enrique López Albújar, asesinado por el MRTA en San Isidro, cuando a Peter Cárdenas Schulte le rebajaron la condena de cadena perpetua? ¿Han ido a reclamar para que los terroristas liberados paguen las millonarias reparaciones civiles que deben? Las senderistas Maritza Garrido Lecca y Martha Huatay están libres sin pagar un centavo y nadie dice nada.

Muchos de los que hoy reclaman por la salida de Fujimori son los que, incluso, no tendrían el menor reparo en ver dentro de la política a antiguos integrantes de bandas criminales como Sendero Luminoso y el MRTA. ¿Y los muertos que cargan en sus espaldas? Incluso, defendieron a un antiguo miembro de este último grupo terrorista, dizque arrepentido, cuando apareció presentando un libro. ¿Este sujeto que estuvo preso sí puede dejar los delitos de lado y otros no?

La gente que está en contra del indulto a Fujimori tiene todo el derecho a reclamar, más aún por la forma en que fue otorgado por el presidente Pedro Pablo Kuczynski. Pero mal hacen en apelar a la “defensa de los derechos humanos” porque eso es falso. De ser así, hace tiempo hubieran salido a tomar las calles en reclamo por la benevolencia con que este país trata a criminales de talla mundial, como son los miembros de Sendero y el MRTA.

tags