Opinión

EE.UU. E IRÁN Y SUS AMENAZAS MUTUAS

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

26 de Julio del 2018 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

No es la primera vez que los gobiernos de EE.UU. e Irán vierten a través de sus actores visibles más relevantes mutuas amenazas. En efecto, durante la crisis de los rehenes de 1979, cuando un grupo de estudiantes ingresó a la embajada estadounidense tras producirse el triunfo de la Revolución Islámica que llevó al poder al ayatola Ruhollah Homeini, la situación entre ambos países fue muy tensa. La grave advertencia proferida por Irán por la negativa del presidente Jimmy Carter de devolver al último sha iraní, Mohammad Reza Pahlevi, que había logrado viajar a Nueva York un mes antes, para su juzgamiento en Teherán, fue uno de los momentos más tensos entre ambos países que sin duda causó enorme conmoción internacional. Homeini, fortalecido en todo el país, al que había iniciado como una teocracia, cada vez que se refería a EE.UU. lo hacía llamándolo el “Gran Satán”. Las amenazas de hoy, entonces, no deben sorprendernos; sin embargo, no dejan de ser preocupantes, aunque no lleguen a presentar todavía la complejidad de aquella época. Las que lanzó el presidente Ruhani de que “EE.UU. debe entender bien que la paz con Irán es la madre de todas las paces, y que la guerra con Irán es la madre de todas las guerras”, y la respuesta de Trump por Twitter, advirtiendo que “nunca amenace a EE.UU. de nuevo o sufrirá consecuencias como pocos en la historia han sufrido antes”, han alborotado la tranquilidad mundial. Han seguido réplicas y dúplicas. ¿Cuál es el origen de este nuevo fuego cruzado? Pues el instante en que Donald Trump decide retirar a su país del acuerdo al que llegaron, de una parte, los países miembros del Consejo de Seguridad (China, EE.UU., Francia, Reino Unido y Rusia) más Alemania, y de otra, Irán. Esta decisión, aplaudida por Arabia Saudí e Israel, enemigos acérrimos de Irán en la convulsa región del Medio Oriente, resquebrajó el acercamiento que había costado reconstruir al expresidente Barack Obama y que la Unión Europea miró con muy buenos ojos, pues luego de la firma a Irán le fueron levantadas las sanciones económicas que Washington le impuso y que mantenían a Teherán realmente asfixiada. Veremos qué pasa.

tags