Opinión

El caso Mamani

Columna del director, Iván Slocovich Pardo

17 de Noviembre del 2018 - 08:13 IVÁN SLOCOVICH PARDO

Lo que ha hecho el congresista fujimorista Moisés Mamani, según ha denunciado la aerolínea Latam, no tiene perdón de ningún tipo, por lo que es de esperarse que el Congreso actúe de inmediato, sin “otorongadas” de por medio, y ponga a este sujeto a disposición de la justicia como cualquier ciudadano que se ve inmerso en este tipo de situaciones que, además, demuestra el nivel de gente a la que elegimos y pagamos para que nos represente en el Poder Legislativo.

En primer lugar, habría que volver a preguntarle al fujimorismo de dónde sacaron a este sujeto, que quiso ser llevado a la calidad de estrella de la política una vez que generó la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski por sus nexos con Odebrecht. ¿Qué antecedentes y pasado interesantes tenía como para ser incluido en una lista de postulantes al Congreso? Hasta donde se sabe, más bien existen serias dudas sobre la veracidad de sus certificados de educación escolar.

En ese sentido, es importante destacar acá la necesidad de exigir al Congreso que actúe con celeridad y energía. Lo señalo porque hace más de dos meses hay una sentencia vigente de cárcel efectiva contra el congresista Edwin Donayre, del partido de César Acuña, y hasta el momento el personaje sigue libre, votando como representante de los peruanos y cobrando su sueldo, como si el robo de gasolina en el Ejército jamás hubiera existido.

Otro caso escandaloso que hasta el momento no conduce a ninguna sanción en el Congreso es el protagonizado por la legisladora izquierdista María Foronda, quien llevó a trabajar a su despacho a una feroz terrorista que purgó prisión sin pagar reparación civil, y que cobraba todos los meses el dinero de los peruanos. A esta representante nada le pasa, pues la vemos ahí, en su escaño. No se puede descartar que pase lo mismo con su colega Mamani.

El tiempo de las “otorongadas” y de los blindajes a los amigos debe de quedar atrás. Mamani tiene que responder por la grave acusación que se ha hecho en su contra por un tema sumamente delicado para cualquier ciudadano y, más aún, si se trata de un legislador. Este caso no puede ser tratado como el de Donayre o Foronda, quienes en lugar de estar preso o suspendida, respectivamente, ya se alistan hasta a cobrar su gratificación de diciembre. Solo en el Perú.

tags