Opinión

El chavismo de Maduro

Todavía recuerdo aquella maniobra chavista que unos políticos nacionalistas apoyaron en desmedro del país.

24 de Enero del 2019 - 09:01 Renato Sandoval

Ver el mar de gente en las calles de Venezuela es un acto heroico, más aún si se trata de la lucha contra el poder abusivo y corrompido que ejerce Nicolás Maduro, la imitación barata de Hugo Chávez. Pero, me sorprende que este mecanismo de insurrección, muy al estilo de los sectores de la izquierda, no tenga tanto revuelo en nuestro país.

La izquierda de doña Verónika Mendoza, Marisa Glave, Goyo Santos, Marco Arana, entre otros, parece enmudecer frente a la penosa situación de Venezuela. Estos autoproclamados defensores de la democracia, cual avestruz, se han escondido de manera cobarde frente al atropello de quien fue -o lo es- su aliado político, el régimen chavista.

Todavía recuerdo aquella maniobra chavista que unos políticos nacionalistas apoyaron en desmedro del país. Se trataba de la intención de levantar las casas del ALBA, en la era de Hugo Chávez, haciéndolas pasar como centros de atención solidaria. Pero, no eran más que una forma de introducirse en la política nacional y una manera de ejercer un burdo espionaje.

Se han venido disfrazando de revolucionarios bolivarianos para arrogarse la calidad de patrioteros frente al imperialismo. En realidad, no eran más que unos simples ladrones. Al final, no han hecho más que utilizar el hambre y la necesidad para sus fines de lucro. Y de remate, una ideológica primitiva, reducida al socialismo embrutecedor.

Hacerles creer a sus ciudadanos que su hiperinflación la originan otros países, así como hambrear a su gente, no es una percepción. La presencia de casi medio millón de venezolanos en nuestro país no es un fenómeno social pagado por los países del Grupo de Lima, ni por los Estados Unidos. Es la realidad. Miles huyen de un Estado usurpado por la cúpula militar y su títere.

Allá la gente, como algunos amigos de izquierda, que siguen pensando que la gestión de Maduro va a mejorar. Como otros que creen que la debacle de Venezuela es producto del enemigo. Si algunos miembros de la izquierda peruana todavía piensan así, quienes le siguen están condenados al ostracismo nacional. ¡Abajo Maduro!

tags