Opinión

El cuestionado censo

Columna: IVÁN SLOCOVICH

24 de Octubre del 2017 - 07:30 Iván Slocovich

Qué duda cabe de que el censo nacional del domingo último ha sido una jornada para el olvido por el alto grado de improvisación, la falta de liderazgo de sus responsables, por permitir que dudosos privados hagan de auspiciadores y por haber dejado a miles de personas sin ser censadas durante las horas en que a los peruanos se nos pidió permanecer en casa en espera de los voluntarios que en la mayoría de casos hicieron una labor monumental.

Desde días antes se veía venir el desmadre. Primero tuvimos las amenazas de ser censados en las comisarías en caso de ser encontrados en la calle por la Policía, o las versiones que afirmaban que el día del censo el aeropuerto iba a estar cerrado. Es cierto que muchos han exagerado y hecho un absurdo lío por las preguntas básicas relacionadas a creencias religiosas, a si uno se autodefine blanco o mestizo u otras como sobre quién en casa es jefe o jefa de hogar.

Más allá de estos últimos aspectos anecdóticos, lo cierto es que no se manejó bien el censo desde un inicio. Hubo falta de buena comunicación, de unidad de criterios y algo muy grave: el permitir auspiciadores dudosos como la Universidad César Vallejo, que es casi un partido político a cargo de César Acuña, quien en la elección anterior fue tachado por conductas poco éticas en campaña. ¿Así querían que no haya sombras sobre el censo?

Pero lo más grave ha sido la gran cantidad de peruanos que no llegaron a ser censados pese a que permanecieron en sus casas. Se ha hablado de falta de material y hasta de que no se había previsto el crecimiento vertical de Lima, como si las casas convertidas en edificios que vemos por ejemplo en San Miguel o Jesús María no estuvieran ante los ojos de todos. ¿Para eso el Estado ha gastado 137 millones de soles? ¿Para eso hubo un trabajo previo?

Alguien tiene que responder por el pésimo manejo del censo del domingo, en que incluso hubo una empadronadora violada en Villa El Salvador. ¿Y la seguridad? Los empadronadores y los ciudadanos hicimos lo nuestro, lo que se nos pidió, pero los responsables han fallado, al extremo que habría que ver si los resultados que arroje este censo podrán ser tomados en cuenta en la estadística oficial. ¿Tanto esfuerzo y dinero para esto?

tags